En la Base Aérea de Nuevo México, Estados Unidos, se vivieron momentos de tensión luego que los locales reportaran un tirador activo.

Por precaución, las autoridades bloquearon la zona tras escuchar "disparos" cerca del edificio de la base.

Un equipo especial se reportó en la escena. Sin embargo, tiempo después de que el equipo de seguridad no encontrara ninguna amenaza, este decidió terminar con la misión.

Pero todo ocurrió gracias a algo inimaginable: el jueves se informó que el susto fue provocado por el estallido de un plástico burbuja de alta resistencia.

A pesar del resultado, las autoridades agradecieron el reporte realizado, señalando que esto era el procedimiento  correcto. Todo ocurrió tras el ataque en San Bernardino, California, donde murieron 14 personas, informó el portal "Huffington Post".