Diez menores de edad de entre 14 y 17 años, varias de ellas que presuntamente eran víctimas de explotación sexual comercial y proxenetismo en algunos establecimientos, fueron localizadas y rescatadas en el "Bar de Mikin" y un hotel de Barahona.

La operación fue llevada a cabo por el Ministerio Público en coordinación con la Policía Nacional, informó hoy la procuraduría general, que explicó que se ha establecido que algunas de las adolescentes, también consumían y vendían bebidas alcohólicas.

Según las informaciones obtenidas en el proceso, los imputados cobraban sumas entre 300 y 1,500 pesos para que los clientes pudieran sostener relaciones sexuales con alguna de las adolescentes que se encontraban en su negocio.

El hotel, que cuenta con unas 11 habitaciones y donde se presume vivían algunas menores, estaba en malas condiciones.

Las jóvenes recibían en el hotel desayuno, comida y cena, y trabajaban todos los días de la semana de 7:00 de la noche hasta las 2:30 de la madrugada, recibiendo como pago semanal la suma de 1,000 pesos.

Las autoridades indicaron que durante la operación, realizada mediante orden judicial, fue detenido Amado Cuevas (Mikin), propietario de ambos negocios, y su empleada Johanny Hernández Paredes (Yohanna), quien supuestamente se encargaba de vigilar y coaccionar a las adolescentes.

Contra ambos imputados el Ministerio Público solicitará en las próximas horas prisión preventiva, como medida de coerción, por la presunta violación de varios artículos del Código para la Protección y los Derechos Fundamentales de los Niños, Niñas y Adolescentes (Ley 136-03).

Además pedirán el cierre de ambos negocios.

Las menores fueron llevadas a un hogar de paso del Consejo Nacional para la Niñez y la Adolescencia (Conani).

Las mismas fueron localizadas tras un proceso de investigación de la Procuraduría Especializada contra el Tráfico Ilícito de Migrantes y la Trata de Personas y la Procuraduría Fiscal de Barahona, a cargo de los magistrados Jonathan Baró Gutiérrez e Yván Ariel Gómez Rubio.

Dicha investigación se inició con el apoyo de la ONG Misión Internacional de Justicia, a través de una denuncia presentada por los padres de una adolescente, el pasado 16 de noviembre.

La denuncia fue presentada ante la Procuraduría Especializada contra el Tráfico Ilícito de Migrantes y Trata de Personas, donde expresaron que su hija se encontraba desaparecida y que la misma había sido llevada hacia un bar, ubicado en Barahona, donde presuntamente era explotada sexualmente.

Como consecuencia de esta denuncia, se inició una investigación, a raíz de la cual se realizaron varias diligencias que permitieron determinar que en el negocio "Bar de Mikin", en el Distrito Municipal de La Ciénaga, se encontraban varias adolescentes, entre ellas, la que fue reportada como desaparecida por sus padres, y que las mismas estaban siendo explotadas sexualmente.

En el hotel fueron ocupadas ropa así como evidencias de uso de drogas, y preservativos usados, en tanto que en el bar fue confiscado un cuaderno con apuntes sobre los pagos que se hacían, y con apodos de algunas de las adolescentes, así como también un CPU.

En el operativo participaron además del Procurador Fiscal Titular de Barahona, cuatro fiscales, personal de la Procuraduría Especializada con la Trata y Tráfico de Persona, la Policía Nacional, y la ONG Misión Internacional de Justicia.

La Procuraduría General de la República realiza de manera periódica operativos contra la trata de personas a nivel nacional.