La familia Abinader denunció que tras 16 años de existencia el Gobierno desaprobó el 13 de noviembre la concesión minera Hatillo de la empresa cementos Santo Domingo de la que son inversores juntos a la española cementos La Unión, en una decisión, dicen, motivada por el hecho de que Luis Abinader sea candidato presidencial.

El presidente de la empresa, José Rafael Abinader, aseguró hoy en conferencia de prensa que se trata de un "lamentable" hecho, y que el ministerio de Energía y Minas de esta manera "atenta" contra la empresa y hace uso de "abuso de poder".

"Es evidente que este cierre está motivado por el hecho de que un miembro de nuestra familia es candidato presidencial por el cambio", dijo Abinader, en referencia a la candidatura de Luis Abinader por el PRM.

A su vez, explicó que lleva 16 años de funcionamiento y de "apego a las leyes nacionales y a las normas jurídicas".

La decisión del ministerio, según el presidente de Cementos Santo Domingo, "vulnera el estado de derecho y la seguridad jurídica", agregó.

Se trata, explicó, de un "abuso de poder contra quienes honestamente creamos empleo, generamos inversiones y pagamos nuestros impuestos", dijo el presidente de la compañía, quien cifró en 1,237 millones de pesos los impuestos pagados el año pasado.

La justificación para desaprobar la concesión, explicó, se fundamenta en que está operando en un parque nacional.

"Sin embargo, es parque nacional desde 2009 y nosotros operamos desde 1999", explicó Abinader, quien agregó que ejercerán "todos los derechos que nos corresponden".

El crecimiento de la producción de cemento en 2014 en República Dominicana fue de un 16 por ciento.

Cementos Santo Domingo, que está participada por la española Cementos La Unión y emplea a 125 personas, está localizada en las inmediaciones del poblado de Hatillo, provincia de Azua, a unos 98 kilómetros de Santo Domingo y es una de las principales exportadores a Haití de dicho producto.