Decenas de cubanos se han congregado con banderas de su país y de Estados Unidos en el café Versailles de Miami al conocer la muerte de Fidel Castro, líder de la Revolución que llevó a miles de personas a huir de Cuba desde 1959.

Los canales de televisión locales han mostrado imágenes de la multitud a las afueras del famoso café, que ha sido escenario de celebraciones semejantes cada vez que se intensificaban los rumores de la muerte de Fidel Castro, y de manifestaciones de protesta y reuniones de los exiliados en Miami. Muchos sonreían a la cámara, otros lloraban de la emoción y algunos bebían champán directamente de la botella sin importarles las cámaras ni los fotógrafos.

La noticia de la muerte de Fidel Castro, el 'fundador de la Revolución', fue dada por su hermano Raúl Castro, actual presidente de Cuba, poco antes de la medianoche por lo que todavía muchos miamenses de origen cubano no se enteraron. La famosa calle 8 de Miami, la avenida principal de la Pequeña Habana, está cortada porque la gente ha ocupado la calzada, según puede verse en las imágenes de televisión.

Ramón Saúl Sánchez, líder de la organización del exilio cubano Movimiento Democracia,  ha lamentado de que la muerte de un "tirano" como definió a Fidel Castro no vaya a significar "la libertad del pueblo de Cuba". "Es la tristeza más grande que tengo en mi corazón", ha señalado este activista a quien la noticia de la muerte de Castro le sacó de la cama como a muchos otros miamenses.

Fidel Castro ha fallecido a los 90 años de edad. Los restos del líder histórico de la Revolución cubana serán cremados "atendiendo su voluntad expresa", ha explicado Raúl Castro, visiblemente emocionado.

Tomás Regalado, alcalde de Miami, ha pasado por el programa 'A Vivir' para valorar la congregación de miles de personas en la histórica calle 8 y en el Versailles de Miami para celebrar el fallecimiento del líder comunista cubano, Fidel Castro.