Autoridades mexicanas investigan el caso de los padres adolescentes que confesaron haber arrojado el cuerpo de su hija a un río.