Con la participación de unas 30 organizaciones comunitarias, estatales y de la sociedad civil, el programa Cultivando Agua Buena firmó el “Pacto de las Aguas” en la microcuenca del Río Maimón, una declaración de compromiso con el desarrollo integral y sostenible de la zona.

En trabajos realizados desde enero de 2016, autoridades e integrantes de la comunidad realizaron el “Muro de las Lamentaciones” y el “Taller del Futuro”, donde identificaron los problemas que afectan a las localidades y consensuaron propuestas para gestionar mejoras ambientales, educativas, de salud, infraestructura y desarrollo económico.

La del Río Maimón, Bonao, es una de las tres microcuencas de la fase piloto de “Cultivando Agua Buena”, programa implementado en República Dominicana en 2015 tras acuerdo de cooperación con Brasil y que es coordina el Ministerio de Energía y Minas (MEM), con participación de otras instancias públicas, privadas y de la sociedad civil.

Desde el punto de vista del ministro de Energía y Minas, Antonio Isa Conde, “el agua es más importante que el oro”, por lo que contribuir por medio de esta iniciativa brasileña a crear conciencia ambiental y a proteger los recursos hídricos –que son también una importante fuente de energía limpia-, es una cuestión vital para la institución que dirige, según afirmó.

“Cultivando Agua Buena” se inició en 2003 en Brasil como una iniciativa ambiental de la represa hidroeléctrica Itaipú Binacional para hacer frente al cambio climático.