La fiscal del Distrito Nacional, Yeni Berenice Reinoso, denunció hoy la "participación descarada de la política en la justicia" y admitió que para el Ministerio Público (MP) es difícil perseguir la corrupción.

"Hay participación descarada de la política en la justicia: diputados y senadores dando garantías por acusados sicariato", dijo la fiscal al intervenir en la 'Mesa Redonda Sobre Transparencia y Justicia' realizada por la Fundación Institucionalidad y Justicia (Finjus).

Aunque no mencionó nombre, la fiscal, al parecer, se refirió a una reciente audiencia donde legisladores, entre ellos el senador de Elías Piña, Adriano Sánchez Roa, se presentaron a una audiencia de apelación para expresar su apoyo al presidente de la Unión Nacional de Transportistas y Afines (Unatrafin), Arsenio Quevedo, acusado de sicariato.

La fiscal del Distrito Nacional reveló que el MP ha presentado ocho casos de corrupción y que a cada uno de ellos "se le ha creado una jurisprudencia particular que obstaculiza la persecución".

Afirmó que los fiscales que llevan casos de corrupción "son sometidos a acosos, persecuciones y amenazas".

"En la República Dominicana falta normativa para perseguir corrupción eficientemente, lo que convierte esta tarea en lucha titánica para el Ministerio Público", señaló Reinoso.

A la vez, indicó que "no existen vías para sancionar obstaculización a investigación y justicia. No se garantiza confidencialidad en persecución".

"La forma en que hemos perseguido la corrupción debe llamar a reflexión al Ministerio Público y a la judicatura", planteó, y expresó su preocupación por "el mensaje que se está enviando a la sociedad y a los demás actores del sistema".

Consideró que existen leyes para combatir la corrupción, "pero no las que necesitamos, pues si hacemos comparaciones con países de la región en esta rama, veremos una gran diferencia con nuestras legislaciones y pensamos que está creado el escenario para evaluar algunos aspectos importantes de nuestras normativas, de forma que podamos contar con mejores herramientas judiciales, tendentes a romper la cultura de impunidad que nos arropa".

El MP, señaló la fiscal, "necesita crear fórmulas que permitan mayor confidencialidad sin filtraciones de información en los procesos investigativos de corrupción, porque en una gran mayoría de los casos, antes de que la información solicitada llegue a manos del requirente, se reciben llamadas de la persona investigada o allegados, cuestionando las razones por las cuales se realizan las investigaciones, haciendo mucho más difícil que se puedan obtener resultados sin contaminación".

Y en algunos casos, dijo, "esta situación termina entorpeciendo y bloqueando por completo los procesos", apuntó Reynoso.

"Estamos conscientes que como Ministerio Público debemos fortalecer más la lucha contra la corrupción. Si queremos que las cosas cambien debemos luchar por un sistema fuerte e independiente y estamos en el momento oportuno para cambiar la forma en que perseguimos la corrupción en el sector justicia en pleno", subrayó.

Por último, dijo, que "el camino que hemos recorrido hasta ahora no ha sido suficiente y merecemos un cambio, por lo que no hay tiempo para perder. Debemos promover transformaciones y asumirlas"