La procuradora fiscal de San Cristóbal, Diomaris Soto, mostró preocupación por la extracción indiscriminada de materiales de construcción de las márgenes de los ríos y las cuencas del lago de la presa de Valdesia, en el municipio de Cambita Garabito de aquí de San Cristóbal.

La funcionaria dijo que decenas de camiones de gran capacidad se trasladan de diferentes partes del país para extraer materiales de esos lugares, en especial en horas de la noche lo que esta ocasionando serios daños a los recursos naturales y el medio ambiente.

Manifestó que una de las zonas que más sufre a causa de esta situación es la comunidad de Mucha aguas, ya que este lugar es una reserva para el turismo de montaña, además de su belleza natural y su excelente clima, sin dejar de mencionar otras comunidades como Semana Santa, Daza, Boruga y los ríos Nigua y Yubazo, los que también son afectados por la extracción de materiales.

Advirtió que de seguirse esta práctica dentro de un año el lago que alimenta la presa de Valdesia podría desaparecer lo que dificultaría el funcionamiento de la misma e hizo un llamado al ministro de Medio Ambiente Francisco Domínguez Brito a que intervenga, para evitar que se sigan depredando estos lugares y evitar consecuencias mayores de las que ya se han tenido a causa de esta mala práctica.

La fiscal dijo que hasta del este del país están se están aprovechándo del uso de estos materiales por lo que también transportan en grandes cantidades e incluso aprovechando la noche para llevárselos y usarlos en la construcción lo que se ha convertido en un peligro para las comunidades afectadas y sus habitantes.