Florida amaneció hoy abocada a las labores de recogida de árboles caídos y a la restauración del tendido eléctrico tras el devastador paso del huracán Matthew, que de acuerdo a los primeros reportes ocasionó cuatro muertes en este estado.

Autoridades del condado Volusia dan cuenta de la muerte de una mujer de unos 60 años fallecida tras caerle encima un árbol, mientras que la Oficina del Alguacil del Condado Putnam informó el viernes que una mujer falleció cuando también un árbol cayó en su casa móvil.

Medios locales señalan que una pareja de ancianos falleció en el condado Saint Lucie.

Aunque de efectos menores si se comparan con la catástrofe que provocó en Haití, donde murieron 820 personas, el paso de Matthew por este estado fue de especial consideración en el este, en especial en las poblaciones costeras del centro y norte, donde ha dejado calles anegadas, daños en algunas infraestructuras y cortes de energía.

En la histórica San Agustín, la ciudad más antigua de EE.UU., fundada en 1565 por el español Pedro Menéndez de Avilés, los daños son cuantiosos y las cuadrillas de limpieza se hallan abocados hoy a la reconstrucción, en especial en el centro que presenta letreros caídos y tejados arrancados, y en donde el tráfico ha debido ser reordenado.

Hasta la mañana de hoy, poco más de un millón de personas en todo el estado se mantiene sin suministro eléctrico, de manera notable en los condados norteños Flager, en donde el 94 % de sus residentes no tiene electricidad, y el condado Duval, con un 54 % de clientes sin energía.

La compañía Florida Power & Light (FPL) señaló que espera restaurar el servicio en su totalidad a los afectados por el paso de Matthew para finales del día domingo.

Matthew era un huracán de categoría 2 cuando pasó cerca del norte del estado, en donde en las inmediaciones de Saint Johns Rivers, en Jacksonville, se ha registrado una histórica acumulación de agua de hasta 5 pies (152 centímetros).

Hasta el momento, más de 180 refugios se mantiene abiertos a los largo del estado con unos 23.800 personas en su interior, de acuerdo a datos de la oficina del gobernador de Florida.

Tras su intenso paso por el este de Florida y Georgia, la atención está puesta hoy en Carolina del Sur y su vecina Carolina del Norte, en donde ya se registran fuertes lluvias y vientos, y los efectos de la marejada ciclónica.

De acuerdo al último boletín del centro Nacional de Huracanes (CNH) de EE.UU., Matthew, de categoría 1, se encuentra a 20 millas (35 kilómetros) al sur-suroeste de Charleston, en Carolina del Sur, en donde hay peligro de marejada ciclónica, de acuerdo al CNH.

El ciclón presenta vientos máximos sostenidos de 85 millas por hora (140 km/hora) y se mueve hacia el noreste a 12 millas por hora (19 km/hora), un movimiento que se espera mantenga a lo largo de hoy.

“En la trayectoria pronosticada, el centro de Matthew continuará moviéndose cerca o sobre la costa de Carolina del Sur hoy, y cerca de la costa sur de Carolina del Norte esta noche”, destaca el CNH en su boletín de las 8.00 de la mañana, hora local.