Luego de que las protestas en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) generaran enfrentamientos entre estudiantes encapuchados y agentes policiales por la paralización de las clases y las exigencias de aumentos de los maestros, el fotógrafo del Periódico El Caribe  Danny Polanco sigue sin respuesta satisfactoria a la agresión que sufrió mientras hacía su trabajo, y con dificultad para recuperar la visión de su ojo derecho.

El pasado jueves 4, mientras policías y protestantes en la UASD se lanzaban piedras, bombas lacrimógenas y disparos de perdigones, el fotógrafo Danny Polanco recibió los impactos de perdigones en su  ojo derecho, que lo han mantenido en las manos de médicos.

Desde ese día fue internado en el Centro Cardo-Neuro-Oftalmológico y Trasplante (CECANOT), donde permaneció hospitalizado y pasó por varias operaciones para extraer los perdigones. El  lunes 16 los médicos le dieron el alta.

Hoy el fotógrafo se encuentra en su casa esperando pacientemente que los coágulos de sangre que están en su ojo se disuelvan para estudiar la posibilidad de volverse someter a una intervención y retirar el resto de perdigón que se aloja en la parte posterior del globo ocular.

Polanco habló con Metro de su situación y explicó  que mental y físicamente “se siente bien”, pero comentó: “Lo único que con el ojo afectado no veo absolutamente nada, lo que veo son celajes, muy oscuro”.

“Esa es la situación que me está afectando. El diagnóstico que me dieron los doctores es que no pueden sacarme el perdigón que tengo dentro del ojo por ahora, tengo coágulos  de sangre y no se observa bien para ellos poder trabajar”, comentó el trabajador del lente.

Indicó que los doctores deben esperar que bajen los coágulos de sangre para hacerle más estudios que permitirán determinar si se puede retirar el plomo que está detrás del ojo.

Le dará seguimiento

En relación con el agente que le disparó, reveló que la Policía solo ha dicho que está en disposición de la Justicia.  “No sé si está preso, pero según sé para ellos el caso está cerrado”.

Este es un caso que no se puede quedar en el olvido y pasar a ser un archivo más de la Policía Nacional, entiende el fotoreportero. Por esta razón, Danny Polanco, quien estaba cumpliendo con su trabajo de informar a la población,  puntualizó que él le dará seguimiento al tema del policía que le disparó: “Yo soy el del problema y solo los doctores son quienes me han dado respuestas”.

Se quejó del trato de las autoridades policiales. “Las autoridades cometieron el error y tuvieron la desfachatez de hacerme la prueba de parafina. Yo no tuve ninguna objeción, la hicieron, yo solamente estaba disparando fotos con una cámara. Entiendo que como aquí la Policía vive haciendo expedientes falsos, se iban a inventar uno, por eso la prueba”, puntualizó.

Gastos médicos

Polanco aclaró que nadie ha dado la cara en lo económico para ayudarle con el problema que hoy vive y que le impide hacer su vida normal “Ni la policía que fue uno de sus agentes el causante”, recalca.
“Me dieron un la licencia por un mes mientras me recupere y los coágulos se diluyan para ver la evolución”, informó.