Miles de personas se han lanzado a las calles a protestar por la crisis de basura que se suscitó tras el cierre de un vertedero el pasado 17 de julio.

Según el periódico español "El Mundo", el ministro de Sanidad del Líbano, Wael Abu Faur, aseguró que dicho país está muy cerca de una catástrofe sanitaria.

El funcionario destacó que ya la basura se encuentra apilada en diversos lugares, tales como restaurantes, hospitales, entre otros.

Ayer más de 80 personas resultaron heridas durante las manifestaciones contra la falta de recogido de basura.

Los manifestantes se enfrentaron a las autoridades, quienes fueron dispersados con agua y gases lacrimógenos.