Una reforma al sistema educativo está priorizando el aprendizaje de español e inglés por encima del latín y el griego... pero hacen falta maestros.