Los candidatos a las primarias presidenciales de EE.UU. se movilizaban ayer en el estado de Iowa, antes de la crucial votación de hoy, con el republicano Donald Trump y la demócrata Hillary Clinton liderando las encuestas.

En el último sondeo divulgado el sábado, Hillary Clinton, tras un inicio triunfal de su campaña en abril pasado, solo cuenta con el 45% del apoyo en Iowa, un estado agrícola del centro-norte de EE.UU., entre los demócratas que pretenden votar en los “caucus” de hoy.

Este sondeo tradicional, encargado por el diario local Des Moines Register, solo ha “fallado” en una ocasión en predecir el resultado de la votación, en 2012 en el bando republicano.
El senador Bernie Sanders seduce a la juventud demócrata con sus denuncias contra “la clase de los multimillonarios” y su llamado a una revolución política, y le pisa los talones a la exsecretaria de Estado, con el 42% de apoyo.

Doce republicanos y tres demócratas buscan apoyo en Iowa. El magnate estadounidense Donald Trump tiene el 28% de intenciones de voto en el sondeo de Des Moines Register. Su principal adversario es el senador de Texas Ted Cruz, con el 23%.

En el tercer lugar entre los republicanos, con el 15% de las intenciones de voto, el senador de Florida Marco Rubio, de origen cubano, congrega a multitudes y a veces es mencionado como segunda opción por los seguidores de Cruz y de Trump. “Ustedes tienen el derecho a sentir rabia”, dijo Rubio el sábado en Ames. “Pero la rabia no es un programa”.