Miles de funcionarios han salido a las calles para exigir al Gobierno un mayor reajuste salarial. A pesar de que en un principio las protestas se han desarrollado sin incidentes, terminan en enfrentamientos con carabineros.