La gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, solicitó retirar la bandera de la batalla de Confederación que ha causado polémica por el significado que ha tomado, después de que nueve personas afroamericanas murieran al ser baleados por un joven blanco.

La gobernadora declaró que "es momento de remover la bandera de los jardines del Capitolio”.

Haley afirmó que los residentes del estado tienen el derecho de mostrar la bandera en sus casas, pero no utilizada en las instalaciones del gobierno, informó el periódico estadounidense “The New York Times”.

Dylan Roof, quien realizó la balacera en la iglesia, utilizaba la bandera como símbolo racista.