Este viernes mucha gente celebró la nueva legislación aprobada por la Suprema Corte de Estados Unidos, la cual favorece al matrimonio gay, sin embargo también hubo personas que no estuvieron tan de acuerdo.

Ese fue el caso de algunos de los 14 gobernadores de los estados que antes del fallo no aprobaban la unión entre parejas del mismos sexo.

En su mayoría, los gobernadores de estas entidades pertenecen al Partido Republicano, la oposición del partido que se encuentra en el poder.

Mediante sus cuentas de Twitter, varios de ellos manifestaron que respetarían lo impuesto en la ley, pero consideraban que se estaban violando los derechos de aquellos que no apoyaban esa forma de pensar.

Con esta sentencia, la Suprema Corte obliga a que todos los estados del país americano permitan las uniones entre personas de mismo sexo.