El gobierno haitiano juró una nueva comisión de evaluación electoral y dejó sin efecto la anterior con la incorporación de dos nuevos miembros que espera satisfaga las exigencias de la oposición, que pide que la misma sea independiente y ofrezca salidas a la actual crisis electoral que vive el país.

De esta forma, anunció el primer ministro, Evans Paul, la nueva comisión inicia sus trabajos con cinco integrantes, dos cambios y tendrá hasta el 30 de diciembre para ofrecer sus recomendaciones y opiniones sobre el proceso en marcha en el país.

El cambio en la comisión llega un día después de que el Consejo Electoral Provisional (CEP) anunciara que aplaza sine die la segunda vuelta de las elecciones presidenciales previstas para el próximo 27 de diciembre.

Paul reveló en la ceremonia de toma de posesión de la nueva comisión, que la misma ha sido "fruto del consenso".

Las dos nuevas incorporaciones son las del ingeniero Armand Louis y el activista defensor de los derechos humanos Jean Gedeon. Continuarán Rony Desroches, Euvonie Auguste y Patrick Aris.

El presidente haitiano, Michel Martelly, ordenó a finales de la semana pasada la creación de una Comisión de Evaluación electoral compuesta por cinco personas que deberá hacer las recomendaciones necesarias, ahora en un plazo de ocho días y no tres, para evaluar el actual proceso electoral y ayudar a que el mismo llegue a buen termino.

Martelly ordenó que la misma contara con la asistencia técnica de expertos nacionales e internacionales y observadores.

A su vez, indicó que las recomendaciones que la misma realice, a "identificar", para asegurar la "transparencia, la credibilidad y legitimidad del proceso electoral en marcha", estarán dirigidas al Gobierno y al Consejo Electoral Provisional (CEP).

Además, el presidente determinó que ambos candidatos de la segunda ronda de las presidenciales, el oficialista Jovenel Moise y el opositor Jude Celestin, podrán designar un representante para asistir a los trabajos de la comisión.

El próximo 27 de diciembre Haití tenía previsto afrontar su última cita electoral del año, tras los comicios del pasado 9 de agosto y 25 de octubre.

El país se encuentra sumido en una fuerte crisis electoral con una oposición, incluido el candidato opositor, que alega que se produjeron "fraudes masivos" en las elecciones del pasado octubre.

Una crisis que ha provocado manifestaciones de protesta prácticamente diarias y a un excandidato presidencial y varios a legisladores a acusar a miembros del órgano electoral de, presuntamente, aceptar sobornos.