Cincuenta y dos años de conflicto armado entre un grupo que nació como una fuerza campesina en el departamento de Caldas y el Gobierno Nacional serán dejados de lado este 23 de junio. La firma del cese al fuego entre el Gobierno y las FARC que se realizará hoy en La Habana cierra uno de los conflictos armados más complejos de la historia reciente y abre una luz de esperanza para los colombianos.

El presidente Juan Manuel Santos se reunirá en La Habana con el jefe máximo de las FARC, Timoleón Jiménez alias Timochenko, para firmar un acuerdo de cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo, en el que estarán presentes varios altísimos funcionarios internacionales.

El anuncio difundido por los negociadores de las FARC y el Gobierno colombiano en la mañana de este miércoles deja muy cerca la firma del acuerdo definitivo, en el cual faltan por definir temas de participación política e implementación para conseguir su promulgación completa, que el propio Santos indicó espera que se consiga el próximo 20 de julio.

Entre los presentes para la firma, que se realizará al mediodía , se encontrarán el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon; el presidente de la Asamblea General, François Delattre, y el del Consejo de Seguridad, Mogens Lykketof, como muestra de las funciones que la ONU tendrá en verificación del cese al fuego.

También se reunirán como parte del equipo de garantes el secretario de Estado norteamericano, John Kerry; el presidente de Cuba, Raúl Castro, y el canciller de Noruega, Borge Bende.

Además, se encontrarán los presidentes de Chile, Michelle Bachelet; de Venezuela, Nicolás Maduro; de República Dominicana, Danilo Medina; de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, y los enviados para la paz de Estados Unidos, Bernard Aronson, y de la Unión Europea, Eamon Gilmore.

Las claves del acuerdo

Los negociadores de paz lograron cerrar uno de los puntos más complejos de los diálogos en La Habana: el fin del conflicto armado y la entrega de armas. Por otro lado, todavía no se han cerrado todos los puntos pendientes, lo que implica que todavía queden varias semanas de diálogo.

Hoy se conocerán cuántas, dónde y por cuánto tiempo se ubicarán las zonas de concentración de los efectivos de las FARC para realizar la entrega de armas. Se especula con la posibilidad de que sean 26 “veredas de concentración”, alejadas de centros urbanos y en las que hará verificación una comisión de la ONU. Su duración máxima será de seis meses.

Asimismo, se conocerá el mecanismo en el que se realizará el cese al fuego: temas como su inicio efectivo, si es un cese inmediato o escalonado; o si los guerrilleros podrán trasladarse antes del cese al fuego a las zonas de diálogo, serán explicados este jueves.

Se especificará qué sucederá con las armas que los cerca de 9000 efectivos de las FARC entregarán al momento del desarme. Se podrían realizar dos procesos: uno de destrucción de las armas, sugerido por el Centro Democrático, u otro de recolección y almacenamiento seguro, planteado en procesos como el de Irlanda del Norte y El Salvador.

Finalmente se anunciarán las medidas de protección a los futuros desmovilizados de las FARC, un punto sensible para la guerrilla debido a las memorias frescas del exterminio de la Unión Patriótica por grupos paramilitares.

Filtraciones de RCN Radio y el periódico El Espectador plantean la creación de una “comisión nacional” y esquemas mixtos de seguridad con la participación de la Fuerza Pública y los excombatientes, coordinados por la Unidad Nacional de Protección, con el uso de vehículos blindados y herramientas tecnológicas.

Tema pendiente

¿Qué queda?

El único tema que queda en el aire del tercer punto, de desmovilización y desarme, es el tema de la reincorporación de los desmovilizados a la vida civil. Aunque la Agencia Nacional de Reintegración anunció este martes que está preparada para adelantar este proceso, una dificultad sería la intención de las FARC de convertir su organización en un partido político, lo cual permitiría mantener su estructura.

Por otro lado, queda sin resolver el sexto punto del acuerdo final definitivo, en el cual se decidirá la implementación de los compromisos pactados en La Habana.

En este aspecto quedan pendientes temas como la ratificación por parte del electorado colombiano, la cual está siendo discutida en la Corte Constitucional para verificar si se realizará mediante un plebiscito; el cronograma del cese al fuego,y su financiación, que incluye discusiones fuertes como el destino del dinero que las FARC obtuvo mediante delitos como el narcotráfico y el secuestro.

Contexto

Los diálogos a través del tiempo

Los diálogos entre el Gobierno Nacional y las Farc iniciaron el 16 de octubre de 2012, en Oslo (Noruega), donde se desarrollaron las conversaciones preliminares que llevaron a la instalación oficial de la mesa de La Habana el 15 de noviembre siguiente.

Con un retraso de casi seis meses, las partes logran el acuerdo en el primero de los seis puntos, sobre reforma agraria, el 26 de mayo de 2013. El 6de noviembre siguiente, se anuncia un acuerdo sobre el segundo punto, de participación política.

El 16 de mayo de 2014, a pocos días de las elecciones presidenciales que reeligieron a Juan Manuel Santos, se logró un acuerdo en torno al punto de narcotráfico y cultivos ilícitos.

A pesar de muchas tensiones, el 23 de septiembre de 2015 se logra un acuerdo de justicia transicional, y el presidente Santos aseguró que en los siguientes seis meses se conseguiría un acuerdo final.

Tres meses después del 23 de marzo, se llega al anuncio del cese al fuego bilateral, y Santos prometió la firma del acuerdo final para el 20 de julio, día de La Independencia y de posesión del Congreso. ¿Se cumplirá esta fecha?

En Twitter

“¡Mañana será un gran día! Trabajamos por una Colombia en paz, un sueño que comienza a ser realidad. #SíALaPaz”. Juan Manuel Santos, presidente de Colombia.