En 2013 un grupo de jóvenes decidió lanzar una cámara GoPro en un globo meteorológico en Arizona Estados Unidos. Sin embargo, durante el proyecto el dispositivo se perdió.

Después de dos años desaparecida, una excursionista encontró la cámara. Fue entonces cuando los jóvenes lograron ver las impresionantes imágenes que había capturado.

Antes de caer la cámara registró un vuelo de una hora y 38 minutos, a más de 30 kilómetros (98 mil 422 pies) de altura.

El dispositivo fue lanzado a 32 kilómetros (20 millas) del Gran Cañón y aterrizó a 80 kilómetros (49 millas) de distancia del lugar de lanzamiento.

Bryan Chan, uno de los propietarios, declaró a la cadena estadounidense "CNN" que habían perdido la esperanza de hallar el dispositivo, ya que el presupuesto de su proyecto solo alcanzó para helio y un smartphone con GPS con el que pretendían registrar la ubicación.