Intelectual neoconservador, de espíritu ambicioso, el ministro de Justicia Michael Gove fue uno de los artífices de la victoria del Brexit después de romper con su amigo David Cameron, al que aspira ahora a reemplazar al mando del ejecutivo británico.

Después de haber reiterado que el puesto no le interesaba, Gove, de 48 años, anunció finalmente este jueves su candidatura con un nuevo “beso de Judas”, esta vez a Boris Johnson, el líder de los partidarios del Brexit, del que ha sido uno de los principales lugartenientes durante la campaña del referéndum.

“Pero he llegado, a regañadientes, a la conclusión de que Boris no puede aportar el liderazgo o construir el equipo para la tarea que se avecina”, negociar la salida del país de la Unión Europea, declaró un poco antes del cierre de las candidaturas a la dirección del partido conservador.

Michael Gove es uno de los seis miembros del gobierno, apodado la “banda de los seis”, que tomó partido por la ruptura del Reino Unido con la UE, confirmada por el referéndum del 23 de junio.

Según sus propias palabras, la decisión de unirse a las filas de los pro-Brexit fue “una de las más difíciles” de su “vida política” y la ruptura con Cameron “un sufrimiento”.

Durante su apoyo a la salida del bloque de los Veintiocho, se justificó proclamando que el Reino Unido sería “más libre, más justo y más fuerte fuera de la UE”.

“La Unión Europea, pese al indudable idealismo de sus fundadores y las buenas intenciones de muchos de sus dirigentes, resultó ser un fracaso a muchos niveles”, escribía entonces, describiendo una organización “anclada en el pasado”.