Este domingo los griegos asistieron a las urnas para dar su voto respecto al referéndum que decidirá el destino de su país, respecto a su permanencia como miembro de la euro zona.

Los resultados de las encuestas son muy estrechos, para diferenciar si el país está listo para aceptar o negar el plan de rescate que los acreedores del país le proponen, sin importar el hecho de que el trato ya expiró.

Se espera que al menos un 40 por ciento de ciudadanos participe en la votación para considerar el resultado genuino.

Sin embargo, el tema más importante de esta votación, es la duda que se tiene sobre la situación a la que se enfrentará el país y el primer ministro Alexis Tsipras, de quien aún no se sabe si seguirá conservando la posición política para renegociar con los acreedores europeos.

A pesar de estos cuestionamientos, en Atenas se vive un ambiente sereno, a excepción de cuando Tsipras, arribó a las urnas, donde su partidarios lo recibieron entusiasmados, informó la revista estadounidense “Time”.