Por más extraordinaria que sea una oferta, jamás debes perder la calma ni dañar tu imagen al ir de compras.

El que más de dos compradores pierdan la calma puede hacer que una tranquila ida al centro comercial se convierta en un verdadero campo de batalla. “Suele pasar que cuando hay grandes ofertas la gente pierde no solamente la calma, sino el estilo. Hay que actuar de forma que podamos salir bien librados de cualquier altercado”, dice la especialista en imagen, estilo y protocolo de la Universidad Panamericana (UP), Frances Jammal. Para evitar esta situación, la también directora de RP del ESDAI de la UP recomienda:

1- Piensa en tu bolsillo

Las compras por impulso son las que causan mayores enfrentamientos en las tiendas, asegura la experta, ya que son adquisiciones completamente emocionales. “La mayoría de las veces este tipo de compras terminan arrinconadas o en el fondo del clóset y se convierten en mala inversión, porque no era algo que queríamos en realidad, sino solamente triunfar sobre el otro”.

No pierdas el estilo: antes de soltar al gladiador que llevas dentro, piensa si realmente lo deseas o solamente quieres un triunfo momentáneo.

2- Conserva la calma

A decir de la especialista, lo primero que se debe valorar es si el objeto en disputa te hace falta o no. “Muchas veces no es algo que en verdad queramos, pero como está en oferta, me lo llevo aunque no me quede o me guste”.

No pierdas el estilo: verifica el uso que le darás y si va con tu guardarropa o no.

3- Cuida tu imagen

Nunca sabes quién te puede estar observando, por lo que siempre debes actuar de manera educada y de acuerdo con la imagen que deseas proyectar, dice Frances Jammal. “Mucha gente no le da importancia, pero la etiqueta y el protocolo son indispensables”.

No pierdas el estilo: si tomas un artículo y otra persona está dispuesta a pelear contigo por él, debes ceder, pues no vale la pena tener un enfrentamiento por algo que puedes hallar en otro lado. Si acompañas a alguien más o presencias un altercado, intenta ser un mediador y evitar peleas.

4- Sé empático
Todos quieren aprovechar las ofertas, así que no esperes demasiada cortesía de la gente. “Siempre es bueno evitar asperezas, así que hay que hacer todo lo que esté de nuestro lado para no crear conflictos”.
No pierdas el estilo: evita problemas. Una muestra de civilidad es no llevar prendas de más al probador, sólo en las que realmente estás interesada, así evitarás retrasos innecesarios y mostrarás empatía por los otros compradores.