Habitantes de la ciudad de Miami (FL. EE.UU), se preparan hoy, miércoles 5, para la llegada del huracán Matthew comprando agua, alimentos, tablas y combustibles.

Las imágenes capturan a varios ciudadanos en un supermercado de la Calle 8, en la Pequeña Habana, haciendo estas compras como medida de precaución.

El poderoso huracán, que perdió algo de intensidad tras azotar el martes por la noche el extremo oriental de Cuba, se fortaleció de nuevo al subir sus vientos máximos sostenidos a 120 millas por hora (195 km/h) en su avance hacia el centro y noroeste de Bahamas.

Se ha extendido un aviso de huracán (paso del sistema en 36 horas) desde el norte de la ensenada de Sebastián hacia la línea entre los condados de Flagler y Volusia, en la costa noreste de Florida.

Se mantiene un aviso de huracán para el lago Okeechobee, en el norte del condado Miami-Dade (Florida), y desde Golden Beach hasta la ensenada de Sebastian, una franja costera estadounidense de unas 150 millas (240 kilómetros).