El Ejecutivo y el Parlamento de Haití acordaron hoy constituir un gobierno provisional para evitar un vacío de poder al concluir este domingo el mandato del presidente Michel Martelly sin que haya sido elegido su sucesor debido a una crisis electoral, mientras la oposición convocó de nuevo protestas.

El acuerdo establece un Gobierno de transición de un mandato de 120 días que deberá organizar elecciones el 24 de abril próximo.

El presidente que salga de esos comicios deberá jurar el cargo el 14 de mayo, según algunos de los detalles divulgados del acuerdo, firmado por Martelly y los titulares de la cámara de Diputados, Cholzer Chancy, y del Senado, Jocelerme Privert.

El pacto político incluye que el Congreso Nacional, bicameral, elegirá a un nuevo presidente "en los próximos días".

En el marco del acuerdo para encontrar una salida a la crisis electoral, personalidades políticas pueden presentarse ante la Asamblea Nacional para presentar su candidatura.

Por su lado, la Asamblea Nacional se reunió hoy de urgencia para debatir la agenda que desarrollarán este domingo cuando se encontrarán nuevamente para tratar sobre el Gobierno de transición.

La oposición, sin embargo, rechazó el pacto al alegar que este no recoge sus reclamaciones, entre ellas que antes de celebrar de nuevo elecciones se forme una comisión que investigue las irregularidades cometidas en la primera ronda de los comicios presidenciales del pasado 25 de octubre y que detonó la actual crisis.

Además, exige que la Presidencia sea asumida por el presidente de la Suprema Corte de Justicia, Jules Cantave, y no que la elección del gobernante provisional quede en manos del Parlamento, como sugiere el acuerdo logrado hoy por el Ejecutivo y el Legislativo.

La oposición también propone que el primer ministro, en sustitución de Evans Paul, sea elegido entre los políticos.

En una nota de prensa, la oposición señaló que la misión principal del Gobierno de transición debe ser garantizar la paz, crear una comisión que investigue el fraude que aseguran se cometió en la primera ronda de las elecciones presidenciales y crear un clima de confianza que permita celebrar comicios libres y democráticos.

Al mismo tiempo, reiteró su apoyo a todas las manifestaciones pacíficas que se celebren en Haití, y convocó nuevas protestas para este domingo.

En tanto, en un mensaje a la nación, Martelly destacó el acuerdo logrado entre el Gobierno y el Parlamento, llamó a abandonar la violencia y afirmó que "la historia juzgará nuestra decisiones".

"Hoy es un día muy importante porque encontramos un acuerdo entre nosotros", dijo, y subrayó que si bien la comunidad internacional trata de ayudar a la nación, "somos nosotros los que decidimos".

Mientras Martelly pronunciaba su mensaje, miles de personas se manifestaban en las calles para pedir su salida del poder hoy mismo.

En ese sentido, Martelly llamó a sus opositores a abandonar las manifestaciones violentas que, según dijo, solo hacen retroceder a Haití, la nación más pobre de América.

"Cada acto de violencia es un paso hacia atrás para el país", subrayó el gobernante.

Asimismo, afirmó que "no estamos negociando para ganar sino para buscar soluciones".

El presidente informó de que este domingo hablará de nuevo para despedirse de sus compatriotas.

Haití tenía previsto celebrar el pasado 24 de enero la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, que fueron aplazadas dos días antes por el Consejo Electoral Provisional (CEP) ante la situación de violencia que vive el país y que ha dejado al menos cuatro muertos.

En la primera vuelta de las presidenciales, celebrada el 25 de octubre pasado, los candidatos que obtuvieron más votos fueron el del oficialista Partido Haitiano Tet Kale (PHTK), Jovenel Moise, y el del opositor Liga Alternativa por el Progreso y Emancipación Haitiana (Lapeh), Jude Celestin.

Este último rechazó participar en la segunda ronda alegando "graves irregularidades" en el proceso.