Haití celebra este domingo elecciones presidenciales que, a media jornada transcurren con normalidad, en medio de la emergencia causada por el huracán Matthew el mes pasado y después de un año de crisis política tras la anulación de las elecciones de octubre de 2015 por supuestas irregularidades.

A estas elecciones concurren de nuevo Jovenel Moise, del Partido Haitiano Tet Kale (PHTK); y Jude Celestin, de la Liga Alternativa por el Progreso y Emancipación Haitiana (Lapeh), quienes obtuvieron, en las anuladas elecciones presidenciales del 25 de octubre de 2015 un 32,81 % y 25,27 % de los votos, respectivamente.

También compiten Moise Jean-Charles, de la Plataforma de los Hijos de Dessalines, quien quedó en tercer lugar; y Maryse Narcisse, del partido Familia Lavalas, quien obtuvo la cuarta posición, y quienes junto a Jovenel Moise y Celestin encabezan otra vez las preferencias del electorado.

Si ninguno de los candidatos presidenciales obtiene el 50 % más un voto, se realizará una segunda vuelta el 29 de enero próximo, aunque al menos hasta una semana después de las elecciones de hoy no se conocerán los primeros resultados.

Tres de los cuatro candidatos principales, Jovenel Moise, Jude Celestin, y Marysse Narcisse ya votaron.

Tanto Jovenel Moise como Jude Celestin invitaron a sus compatriotas a ejercer su derecho al voto.

Moise también animó a votar el expresidente del país Michel Martelly, quien concluyó en febrero pasado su gestión sin que se hubiera elegido a su sucesor debido a la crisis política y electoral que ha vivido la nación en el último año, lo que dio paso a un Gobierno provisional dirigido por el entonces presidente del Senado, Jocelerme Privert.

Antes de que los centros de votación abrieran sus puertas a las 06.00 hora local (11.00 GMT), los electores ya se encontraban haciendo fila para poder ejercer su derecho al voto, según observó Efe.

Los votantes empezaron a llegar a los centros después, en muchos casos, de asistir a la iglesia.

En las afueras de los colegios se observa una menor presencia de representantes de los partidos respecto a los comicios del año pasado.

En su primera evaluación sobre el proceso, el Consejo Electoral Provisional (CEP), organizador de los comicios, aseguró en su cuenta de Twitter que los mismos transcurren "muy bien" y en "disciplina".

Entre las novedades de este proceso figuran las casillas de votación que garantizan el voto secreto, el uso de tinta indeleble, y la instalación de un menor número de mesas en cada colegio.

Los comicios son observados por un equipo de expertos y observadores de 24 nacionalidades que la Organización de Estados Americanos (OEA) ha desplegado por todo el país.

La OEA aspira a que sea una jornada tranquila, que la concurrencia sea la mayor posible y que todo el mundo respete los resultados, dijo el sábado a Efe el jefe de la misión de observación electoral de la OEA, Juan Raúl Ferreira.

Los comicios debieron celebrarse el 9 de octubre pasado pero fueron aplazados debido a la situación generada por el huracán Matthew, que a su paso por Haití, el 4 de octubre, dejó al menos 573 muertos.

El huracán, que afectó directamente a 1,4 millones de personas, dejó a unas 800.000 necesitadas de ayuda alimentaria y provocó el desplazamiento de 175.000, principalmente en los departamentos Sur y Suroeste, los más castigados.

Las condiciones en las que se encuentra el país pueden derivar en unas cifras de participación aún más bajas que las registradas en los comicios del año pasado, en los que menos del 30 % del electorado fue a votar.

El Gobierno mantiene cerrada su frontera desde el sábado y hasta que finalice la jornada electoral, medida que se suma a un importante despliegue de seguridad, con un total de 12.901 personas entre miembros de la Policía Nacional haitiana y de la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización en Haití (Minustah).