Haití celebró ayer las elecciones presidenciales que a media jornada transcurrían con normalidad, en medio de la emergencia causada por el huracán “Matthew” el mes pasado, y después de un año de crisis política tras la anulación de las elecciones de octubre de 2015 por supuestas irregularidades.

A estas elecciones concurren de nuevo Jovenel Moïse, del Partido Haitiano Tet Kale (PHTK); y Jude Celestin, de la Liga Alternativa por el Progreso y Emancipación Haitiana (Lapeh), quienes obtuvieron en las anuladas elecciones presidenciales del 25 de octubre de 2015, un 32.81 % y 25.27 % de los votos, respectivamente.

También compiten Moïse Jean-Charles, de la Plataforma de los Hijos de Dessalines, quien quedó en tercer lugar, y Maryse Narcisse, del partido Familia Lavalas, quien obtuvo la cuarta, y quienes junto a Jovenel Moïse y Celestin encabezan otra vez las preferencias del electorado.

Si ninguno de los candidatos presidenciales obtiene el 50 % más un voto, se realizará una segunda vuelta el 29 de enero próximo, aunque al menos hasta una semana después de las elecciones de ayer no se conocerán los primeros resultados.

Tres de los cuatro candidatos principales, Jovenel Moïse, Jude Celestin, y Marysse Narcisse  votaron, a primeras horas. Tanto Jovenel Moïse como Jude Celestin invitaron a sus compatriotas a ejercer su derecho al voto.

También animó a votar el expresidente del país Michel Martelly, quien concluyó en febrero pasado su gestión sin que se hubiera elegido a su sucesor debido a la crisis política y electoral que ha vivido la nación en el último año, lo que dio paso a un Gobierno provisional dirigido por el entonces presidente del Senado, Jocelerme Privert.

Unos 6,2 millones de ciudadanos estaban convocados a las urnas para elegir al sustituto de Martelly. Los haitianos también eligen a 16 senadores y 25 diputados para completar el Parlamento (bicameral).

Antes de que los centros de votación abrieran sus puertas a las 06.00 hora local (7:00 a.m. en República Dominicana), los electores ya se encontraban haciendo fila, según observó Efe.
En las afueras de los colegios se observó una menor presencia de representantes de los partidos respecto a los comicios del año pasado.

En su primera evaluación sobre el proceso, el Consejo Electoral Provisional (CEP), organizador de los comicios, aseguró en su cuenta de Twitter que las votaciones transcurrían “muy bien” y con “disciplina”. Entre las novedades de este proceso figuran las casillas de votación que garantizan el voto secreto, el uso de tinta indeleble y la instalación de un menor número de mesas en cada colegio.

Los comicios fueron observados por un equipo de expertos y observadores de 24 nacionalidades que la Organización de Estados Americanos (OEA) desplegó por todo el país.