Los principales candidatos a la Presidencia de Haití concluyen hoy la campaña electoral con actos repartidos entre la capital y Cabo Haitiano, la segunda ciudad del país, en el norte, sin que haya un claro favorito para suceder al actual Gobierno provisional.

El aspirante que obtuvo mayor número de votos en las invalidadas elecciones de octubre de 2015 es Jovenel Moise, del Partido Haitiano Tet Kale (PHTK), quien se despidió anoche de la campaña con un acto celebrado en el norte del país.

"La campaña fue una gran batalla y estamos seguros que vamos a ganar. Llamo a todos a votar para reemplazar el Gobierno provisional por un Gobierno legítimo", recalcó.

El candidato por la Liga Alternativa por el Progreso y Emancipación Haitiana (Lapeh), Jude Celestin, y Maryse Narcise, de la Familia Lavalas, cerrarán hoy su campaña en Puerto Príncipe, mientras que Moise Jean Charles, de la Plataforma Petit Dessalines, ha elegido Cabo Haitiano para pedir el voto por última vez antes de los comicios de este domingo.

El Gobierno de Haití anunció hoy el cierre de su frontera mañana y el domingo por la celebración de los comicios, que se han ido retrasando hasta en cuatro ocasiones, la última por el paso del huracán Matthew por el país el pasado 4 de octubre, y que supone la repetición de los comicios de 2015 por presuntas irregularidades.

Los carteles con las caras de los candidatos llevan más de un año en las calles de la ciudad y ya no llaman la atención de nadie, son parte del paisaje urbano.

Haití vive hoy una jornada festiva en conmemoración de la batalla de Vertieres (1803), por lo que apenas hubo actividad en la capital.

El presidente interino, Jocelerme Privert, participó hoy en un acto de homenaje a los caídos junto al primer ministro, Enex Jean Charles, en el Panteón Nacional.

Por su parte, la Misión de Observación Electoral de la Organización de los Estados Americanos (MOE/OEA) en Haití completó hoy el despliegue, por distintos puntos del país, de los 130 miembros que la integran para evaluar el proceso electoral que culmina con la votación de este domingo.

"Hemos visto mejoras respecto de las fases previas del proceso electoral, a pesar de las circunstancias adversas", señaló el exsenador uruguayo Juan Raúl Ferreira, quien encabeza al equipo de expertos y observadores, procedentes de 24 países.

También el Caricom ha anunciado que enviará una misión de observación a Haití con motivo de estas elecciones, que se celebran en plena crisis humanitaria a causa de los efectos del fenómeno y en condiciones catastróficas en las zonas más azotadas por el huracán Matthew.

Aún así, las autoridades insisten en que están listos para los comicios y, según el primer ministro, "el ambiente es muy favorable para la realización de las elecciones, el Gobierno hizo todo para garantizar la celebración de las elecciones y ha puesto a disposición del Consejo Electoral todo lo que necesitaba".

El alto funcionario reconoció que Haití "está en una situación difícil, pero invitó a todas y todos a votar" este domingo, aunque todo apunta a unas bajas tasas de participación.

Si ninguno de los candidatos presidenciales obtiene el 50 % más un voto, los haitianos deberán volver a las urnas para una segunda vuelta el 29 de enero próximo.