Al nuevo Canciller, Miguel Vargas Maldonado, le espera el gran reto de mejorar la relación de República Dominicana con su principal socio comercial, Haití.

El –recién designado– director de comunicaciones del Ministerio de Relaciones Exteriores, Hugo Veras, afirma que la relación bilateral ya está en la agenda de Vargas Maldonado. Cuenta en declaraciones a Metro que durante estos días se reunirán con el presidente Danilo Medina para definir las líneas de acción a seguir y que posteriormente se dirigirán de manera oficial a la nación y a los medios de comunicación para referirse a esos temas de interés.

A juicio del presidente del Grupo Estratégico Gobierno y Democracia, Freddy Ángel Castro, entre las prioridades del nuevo canciller debe estar la relación domínico-haitiana, además de seguir, mantener y afianzar el liderazgo regional de República Dominicana, iniciar negociones con Gran Bretaña, tomando en cuenta los resultados del Brexit, y continuar el proceso de renovación de la Cancillería, que se inició en la anterior gestión de Andrés Navarro.

“Salvo que se generen situaciones imprevistas en el escenario internacional, las prioridades serían: uno, el mantenimiento de las buenas relaciones con Haití para garantizar nuestro comercio; segundo, el problema regional en términos de los sistemas de integración y el liderazgo que tenemos”, sostiene Castro, quien contempla también la posibilidad de abrir de cara a los próximos cuatro años negociones con Gran Bretaña.

Aunque muchos han puesto en cuestión las funciones de Miguel Vargas Maldonado en este máximo cargo diplomático y se han referido a la posibilidad de que represente una amenaza para el partido oficialista –por pertenecer a otra organización política– Castro tiene una consideración diferente.

“En el Grupo Estratégico Gobierno y Democracia sabemos y planteamos de manera clara que la dirección de la política exterior está fundamentalmente orientada por las decisiones del presidente de La República; como consecuencia, el canciller tendrá que seguir los grandes lineamientos que sean de la política exterior de la República Dominicana”, enfatiza.

Veda a los 23 productos dominicanos y situación migratoria

El diálogo entre Haití y República Dominicana ha tardado en concretarse debido al limbo político que enfrenta actualmente el pueblo haitiano, que se prepara para sustituir a través de las elecciones de este 9 de octubre al actual presidente interino Jocelerme Privert por un presidente constitucional.

Temas pendientes como migración y la veda -por la vía terrestre- a 23 productos dominicanos encabezan la lista de situaciones que mantienen en un hilo la relación comercial de estas dos naciones vecinas.
Según Castro, politólogo, en cuanto a la reanudación de la relación comercial, es necesario esperar que las elecciones de Haití transcurran.  

“En Haití lo que tenemos es una situación de crisis, un gabinete de crisis que no apunta a una sostenibilidad en el marco de las relaciones internacionales (…) Hay que hacerlo –el diálogo entre RD-Haití– posteriormente a los resultados electorales, pero sí debe estar en la agenda, porque es una parte importante para nuestro comercio levantar la veda de los productos y hacer un esfuerzo para negociar también un tratado que ayude al libre comercio con la vecina nación”, puntualiza.

El titular del Grupo Estratégico Gobierno y Democracia también se refiere a la situación migratoria.

Aunque considera que en estos momentos es estable sobre el marco de la sentencia 168-13, que permitió al Estado dominicano exigir el reconocimiento de los migrantes internacionales que estaban en el país, “hay que tener también un mayor control migratorio porque siguen llegando inmigrantes haitianos sin ninguna documentación”.
 
¿Debe República Dominicana colaborar en las elecciones de Haití?

Otro de los puntos debatidos en la citada relación binacional es la posible colaboración de la Junta Central Electoral (JCE) en los comicios del próximo 9 de octubre en territorio haitiano.

Sobre esta premisa, Castro expresa que “no es pertinente debido a que, primero, ya la Junta Central Electoral ha cesado prácticamente en sus funciones, y segundo, la situación de Haití es demasiado complicada en términos de logística y desarrollo del proceso”.

Advierte que cualquier situación de inestabilidad pudiera afectar a República Dominicana haciéndola responsable de la crisis en Haití. “Yo creo que no es prudente ni pertinente en estos momentos que nosotros iniciemos una colaboración sobre el proceso electoral mismo (…) Ya de cara al futuro, nosotros sí podemos iniciar una colaboración con ellos en términos organizativos, en términos educativos, transferir nuestras experiencias con el padrón; todos esos elementos. Ahora no”, subrayó en sus declaraciones a Metro.

Luego de su designación

“Vamos a asumir esta importante cartera con mucha humildad (…) Vamos a implementar la política exterior que trace el Presidente. Vamos a establecer un mecanismo que pueda contribuir al fortalecimiento y ampliación de las relaciones internacionales de nuestro país”. Miguel Vargas Maldonado, ministro de Relaciones Exteriores de República Dominicana.

Esperar

“El diálogo entre RD y Haití hay que hacerlo posteriormente a los resultados electorales. Debe estar en la agenda porque es parte importante de nuestro comercio”. Freddy Ángel Castro, presidente del Grupo Estratégico Gobierno y Democracia.