1) El comienzo.

Activista por herencia
 Cuando apenas contaba 13 años de edad, Hatuey De Camps y su hermano Miguel Antonio recibieron la instrucción de su padre, Miguel Ángel De Camps, quien estaba exiliado al final de la dictadura de Leonidas Trujillo, de fundar en Cotuí la filial del Partido Revolucionario Dominicano (PRD).  “Inscribe a 13 mil militantes en su ciudad natal y en los campos aledaños”, según la biogra´fia oficial.

2) Dirigente estudiantil.

Presidió la FED.
Ya como miembro de la Dirección Nacional de la Juventud Revolucionaria Dominicana (JRD), presidida en ese tiempo por Enmanuel Espinal, De Camps ingresó a la Univsersidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

Fue presidente en dos ocasiones de la Federación de Estudiantes Dominicanos (FED) desde donde dirigió la jornada de lucha por la asignación de un mayor presupuesto a la universidad estatal, reclamo que se conoció como “La Lucha del Medio Millón”.
En abril de 1965, fundó el Frente Revolucionario Estudiantil Nacionalista (FREN).

3) Cargos Públicos.

Desde diputado hasta secretario de la Presidencia
En el período 1978, cuando Antonio Guzmán ascendió a la Presidencia de la República, De Camps resultó elegido diputado y presidió la cámara baja por tres años. Su biografía resalta que durante su gestión se creó la ley que obliga a los funcionarios realizar una declaración jurada de bienes.

En 1982, el PRD volvió a obtener la primera magistratura y  De Camps, quien había sido coordinador de campaña del entonces recién electo presidente Salvador Jorge Blanco, quedó designado como secretario de la Presidencia, un cargo que si bien controversial por el contexto de crisis política y por su personalidad aguerrida, también lo confirmó como referente del liderazgo perredeísta.

4) En la cúpula del PRD.

Además de hombre de confianza de José Francisco Peña Gómez, fue alto directivo
Desde 1995 hasta 1999 desempeñó la función de secretario general del partido blanco, con José Francisco Peña Gómez como presidente en gran parte de ese tramo. Luego de que falleciera Peña Gómez en 1998, el PRD se preparó para los comicios presidenciales de 2000, en los que Hipólito Mejía resultó ganador de la nominación al Poder Ejecutivo y finalmente alcanzó la silla presidencial.

Los líderes más trascendentes y cabezas de tendencias en el partido del jacho prendío ejercieron una especie de poder colegiado y escogieron para la presidencia del partido al llamado “cacique”, quien no ocupó cargos en el gobierno de Mejía, pero sí tuvo en él a representantes de su corriente, como se reputaba para entonces el hoy presidente del PRD, Miguel Vargas Maldonado, quien se desempeñó como ministro de Obras Públicas.

5) Anti reeleccionista.

Desacuerdos con Hipólito Mejía lo alejan del PRD
Previo a las elecciones de 2004, encabezó el movimiento del Grupo de los 7, altos dirigentes que se oponían al proyecto reeleccionista de Hipólito Mejía. Alegó siempre el apego a los prinicipios antireeleccionistas de Peña Gómez. Cuando la repostulación de Mejía se impuso, con reforma constitucional incluida, la resistencia de De Camps le costó la expulsión del partido del jacho prendío. El 21 de enero de 2005  fundó el Partido Revolucionario Social Demócrata (PRSD), del cual fue candidato por la presidencia en las pasadas elecciones, del 15 de mayo.

Desde el PRSD, hizo esfuerzos por aportar a una solución en la crisis divisionista que protagonizaron Hipólito Mejía y Miguel Vargas, una lucha que terminó en una división más del partido y el surgimiento del Partido Revolucionario Moderno (PRM).