Ayer se llevó a cabo el primer debate en el Parlamento Europeo después de que Gran Bretaña votara por salir de la Unión Europea. En este encuentro se aprobó una moción en la que insta a los británicos a salir de la UE lo antes posible. Piden que Gran Bretaña active el artículo 50 –el plan de cinco puntos que debería ser seguido por cualquier país que desee salir de la Unión– inmediatamente–.

Mientras tanto, en un discurso ante el parlamento alemán, la canciller Angela Merkel dijo que la UE es suficientemente fuerte como para sobrevivir sin Gran Bretaña. Simon Usherwood, profesor de política en la Universidad de Surrey, del Reino Unido, analiza la noticia.

¿Por qué el debate en el Parlamento de la UE ha estado tan cargado de amargura?


No es de extrañar que el Parlamento Europeo se haya puesto de tan mal genio: no querían que el Reino Unido se saliera. Se les crea otro gran problema al que tienen que hacer frente, y luego tienen que escuchar a Nigel Farage (líder del partido Ukip, eurófobo) decirles que él tenía razón. También hay clara frustración debido a que el Reino Unido no ha empezado las negociaciones de salida, lo que significa más retraso en el proceso.

¿Por qué están los líderes de la UE impulsando un divorcio rápido?

La UE se enfrenta a varios problemas urgentes: una zona euro débil, los refugiados procedentes del norte de África y Medio Oriente y una Rusia inestable. Ellos no quieren tener que gastar su valioso tiempo tratando con una herida autoinfligida que el Reino Unido ha creado con esta votación.

Además, cuanto más tiempo pase sin resolver, más oportunidades hay para que se acumulen presiones internas británicas, ya sea para exigir su propio referéndum, o para cuestionar otra actividad relacionada con la UE.

¿Cómo, en tu opinión, abordará la Unión esta situación?

-Una vez que el Reino Unido le comunique su intención, entonces no quedará más remedio que negociar. Dada la situación, no ocuparse de ello creará muchos más problemas, así que hay incentivos fuertes para encontrar una solución mutuamente aceptable.