La hija mayor del asesinado exrector de la UASD Mateo Aquino Febrillet, Jessica Aquino Lapaix dijo  estar "consternada" por la decisión de las autoridades de darle el "privilegio inmerecido e injustificado al asesino" de su padre, al trasladarlo al Centro de Adultos Mayores de Haras Nacionales.

"Las poses sonrientes y despreocupadas con que el señor Blas Peralta se muestra durante sus comparecencias al tribunal, como ha reseñado la prensa, evidencian que él no es un anciano enfermo, merecedor de tratos privilegiados", sostuvo Aquino Lapaix.

Sus declaraciones fueron emitidas a través de sus abogados Danilo Antonio Lapaix, quien es además su tío; César Amadeo Peralta, José Andrés Alcántara y Eliseo Urbáez.

La hija del malogrado catedrático y político lamentó lo pronto que a algunas autoridades se les haya olvidado que el asesinato de su padre conmovió al país no solo por la forma brutal con que se produjo, y por hacerse público que el culpable intentó evadir su responsabilidad y ocultar pruebas, sino además porque la víctima fue un hombre honorable y pacífico, de conducta intachable y que nunca le hizo daño a nadie.

En marzo pasado, el juez de Atención Permanente del Distrito Nacional, dictó un año de prisión preventiva a Blas Peralta, Franklin Vanega, Geraldo Félix Batista y el excoronel de la Policía, Rafael Herrera Peña, implicados en la muerte del exrector Aquino Febrillet.

El asesinato a tiros del catedrático ocurrió el 11 de marzo de este año.

El Centro de Corrección y Rehabilitación Haras Nacionales, ubicado en Santo Domingo Norte, cuenta con una escuela de entrenamiento canino y proyecto agrícola moderno. Los internos tienen la libertad de moverse por todos los lados, tomar aire fresco y disfrutar de la naturaleza.

Está ubicado en la calle Primera del sector Haras Nacionales y está a la vista de todos, rodeado de una malla metálica y un portón que es custodiado por una reducida vigilancia.