La candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, ignoró el consejo de sus médicos que le recomendaron descansar, tras diagnosticarle la neumonía que le provocó un decaimiento este domingo durante los actos de conmemoración de los atentados del 11 de septiembre.

“Me encuentro mucho mejor, tendría que haber descansado antes, obviamente hubiese sido mejor cancelar mi agenda el viernes, pero como mucha gente pensé que podía seguir adelante y eso no salió del todo bien”, reconoció este martes Clinton en una entrevista con la CNN.

Clinton confesó que, aunque ya se encuentra “bien”, ha decidido hacer caso a sus médicos y descansar unos días para curarse completamente de la neumonía.

La campaña de Clinton ha sido criticada por informar tarde sobre su paradero y estado de salud, que permanece en su casa de Chappaqua, en el estado de Nueva York.

“Lo que ocurrió (el domingo) es que estaba muy comprometida con asistir al memorial. Como senadora por Nueva York durante el 11S esto es muy personal para mí. Sentí la humedad y el calor, me sentí acalorada y decidí que me tenía que ir y tan pronto entré en el vehículo con aire acondicionado y bebí un poco de agua ya me sentí mejor”, aseguró la aspirante presidencial.

Tal y como se aprecia en los videos difundidos, Clinton reconoció haber “perdido el equilibrio” antes de entrar en el vehículo, aunque negó haberse desmayado.

Tras lo sucedido, Clinton se vio obligada a cancelar un viaje de campaña de dos días a California que incluía actos de recaudación de fondos en San Francisco y Los Ángeles, así como una aparición grabada en el programa “Ellen”, de la actriz y presentadora Ellen DeGeneres.

Mientras, el aspirante presidencial republicano, Donald Trump, deseó una pronta recuperación a Clinton y aseguró que divulgará pronto los resultados de un examen médico que se hizo la semana pasada.