La contundente victoria de Hillary Clinton frente a Bernie Sanders el sábado en las primarias demócratas en Carolina del Sur dio un espaldarazo a su campaña en la antesala del “supermartes”, un hito clave en la carrera por la Casa Blanca.

En cuatro semanas de contienda demócrata, la exsecretaria de Estado ganó la primera batalla decisiva de su campaña, después de una ajustada victoria en Iowa, una bochornosa derrota en New Hampshire y de imponerse por cinco puntos en Nevada ante Sanders.

Clinton, de 68 años, obtuvo 73.5% de los votos en Carolina del Sur contra 26% del senador de Vermont, según cifras casi definitivas, en un estado donde en las primarias de 2008 la exprimera dama había caído frente a Barack Obama.

“A partir de mañana la campaña se vuelve nacional”, dijo Clinton la noche del sábado ante sus seguidores en Columbia, capital de Carolina del Sur. “Vamos a salir a conseguir cada voto, en cada estado. No daremos nada por sentado”, señaló.

El electorado negro, que representa más de la mitad de los votantes de las primarias en Carolina del Sur –primer estado sureño en votar en las primarias–, fue clave en el triunfo de Clinton, que cuenta con su apoyo mayoritario.

“Fuimos diezmados, eso fue lo que pasó”, reconoció el domingo Sanders en la cadena NBC. “Desde nuestro punto de vista, el resultado fue patético entre los negros de más edad”, explicó.  Agencias