Hillary Clinton y Donald Trump reanudaron yer la campaña tras sus victorias en las primarias de Nueva York, que dejaron a la exsecretaria de Estado muy cerca de la nominación demócrata, mientras que el futuro del magnate republicano es más incierto.

“La carrera por la investidura se encuentra en la recta final y la victoria está a la vista”, declaró el martes por la noche la exsenadora por Nueva York, de 68 años aclamada por sus simpatizantes.

Clinton obtuvo un 57,9 % de los votos frente al 42,1 % para el senador de Vermont (noreste) Bernie Sanders, una diferencia mayor a los 13 puntos porcentuales que anticipaban los sondeos.
En un discurso con aires de victoria definitiva, la que fuera primera dama tendió la rama de olivo a los seguidores de Sanders tras una campaña neoyorquina bastante tensa.

“Hay muchas más cosas que nos unen que cosas que nos dividen”, les dijo.

Pero el autodenominado “socialista democrático”, de 74 años, se niega a tirar la toalla. “Hay cinco primarias la semana próxima, pensamos que nos irá bien y que tenemos una camino hacia la victoria. Venimos de muy lejos, hemos ganado muchos estados”, declaró a la prensa.

Tras una jornada de descanso este miércoles, Sanders tenía previsto reanudar sus actividades el jueves en Pensilvania, que celebra sus primarias el 26 de abril junto a otros cuatro estados del este y noreste del país: Connecticut, Delaware, Maryland y Rhode Island.