El historiador Manuel Núñez llamó a las autoridades de la República Dominicana a estar alerta y sellar la frontera con Haití ante el vacío político y estallido social que vive esa nación.

“Haití no tiene un polo de autoridad y ahora mismo las fuerzas políticas están desmigajadas”, dijo el historiador y político en nota divulgada por la periodista Johanna Parra.

Explicó que Haití esta intervenido desde hace más de 15 años por tropas extranjeras y si no estuviera así intervenido ya hubiese estallado una guerra civil.

“La revuelta política de Haití no nos afecta más ampliamente en la República Dominicana por la intervención que tiene ese país de las tropas de la Minustah o cascos azules”, refirió.

Núñez indicó que la República Dominicana está bajo ataques de organizaciones internacionales que tienen una clara intención de tratar de destruir todo lo que se haga en materia de regularización migratoria.

“La República Dominicana no está obligada a cumplir la disposición de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos porque simplemente no es parte de la corte ya que nunca ha sido ratificada, según los tratados internacionales, por el Congreso Nacional dominicano”, expuso Núñez.

En ese sentido, afirmó que en el país no hay apátridas, ya que las leyes dominicanas son claras y por encima de eso, por cuestiones de humanidad, nuestro país hizo el mayor programa de regularización de extranjeros que ninguna nación del mundo haya hecho hasta ahora”.

Núñez dijo que los organismos internacionales tienen sus propios propósitos y no se sienten saciados con todo lo que ha cedido la República Dominicana y que ahora Amnistía Internacional quiere 150,000 reconocimientos más de personas que no son dominicanas.

“Los haitianos son ilegales en Haití mismo, porque en su país ellos carecen de documentos”, acotó.