La justicia federal de Brasil suspendió ayer la asunción de Lula da Silva como jefe de la Casa Civil, en un fallo dado a conocer apenas 40 minutos después de haber asumido y luego de un encendido discurso de Dilma Rousseff en el que agradecía la presencia del exmandatario en su Gobierno y se cruzaba con fuerza con el juez Sergio Moro, que busca procesarlo.

El juez federal Itagiba Catta Preta Neto, del 4º Juzgado del Distrito Federal, suspendió por medio de una orden judicial (provisional), la posesión del expresidente.

Cabe aclarar que el juez Catta Preta participó de varias marchas contra Dilma. Según el diario Globo, el magistrado se mostraba en su página de Facebook (que aparentemente ya cerró) como flamenguista y como un difusor activo de noticias sobre las protestas contra la corrupción en Brasil.

El fallo del juez fue tomado a raíz de la acción popular presentada por un abogado, pero aún se puede apelar ante la Corte Federal.

El Procurador General de la Unión (AGU), que apoya al gobierno en la corte, ha dicho que intentará revocar la medida cautelar.

Varios pedidos de la oposición habían sido presentados el miércoles para impedir la asunción al entender que el nombramiento como ministro otorgaba a Lula fueros especiales que evitaban que fuera procesado por juzgados inferiores, y solo lo dejaban a merced de la Corte Suprema.

La situación es “compleja y grave”, pues el exmandatario al parecer fue designado por Rousseff para dotarlo de foro privilegiado y escapar de la jurisdicción del juez federal Sergio Moro, que lo investiga por el caso “Petrolao”, señala Catta Preta En su sentencia, el juez también señala que Rousseff podría haber incurrido en un delito de “responsabilidad” al nombrar a Lula, puesto que la ley veta al presidente de la República cometer actos contra “la probidad” de la administración pública.

Los delitos de “responsabilidad” son uno de los motivos por los que la Constitución permite realizar un juicio político con el objetivo de destituir al jefe de Estado. En este sentido, el juez ordenó que se informe de los hechos a la Procuraduría General del Estado y al presidente de la Cámara de los Diputados, Eduardo Cunha, quien es la autoridad competente para impulsar los juicios políticos.

Grabaciones

La Cámara de Diputados decidió retomar ayer el trámite para un posible juicio político contra Rousseff, tras conocerse este miércoles unas grabaciones comprometedoras entre la presidente y Lula.

Los audios grabados por orden judicial generaron la sospecha de que Rousseff designó a Lula ministro para demorar el proceso judicial contra el  expresidente. Ante este nuevo fallo, el juez Sergio Moro podría volver a actuar sobre el exmandatario, acusado de varios hechos de corrupción.

La policía montada de Brasilia además impidió ayer la llegada de una columna de manifestantes contra el gobierno que se dirigía al Palacio del Planalto, poco después de la jura del expresidente.

Agentes policiales a caballo entraron en choque contra una columna de cientos de opositores procedentes del Congreso que avanzaban hacia el Planalto, donde estaba apostado un grupo del oficialista Partido de los Trabajadores y la Central Única de los Trabajadores.

Hubo también disparo de gases lacrimógenos y gas pimienta contra los inconformes que repudiaron el nombramiento de Lula y exigieron la renuncia de Rousseff.