Un excientífico de la Universidad de Iowa, en Estados Unidos, fue sentenciado a cuatro años y medio de prisión tras haber falsificado muestras sanguíneas para hacer creer que había descubierto una potencial vacuna contra el VIH/SIDA. 

Dong-Pyou Han, de 58 años de edad, también deberá pagar más de siete millones de dólares a las agencias del Gobierno que le financiaron la investigación. En febrero pasado se declaró culpable de haber creado dos informes completamente falsos. 

"Es importante que nos levantemos en contra de este fraude en contra del Gobierno de los Estados Unidos, y en contra de una investigación que debería ser legítima en contra de esta enfermedad", dijo en un comunicado el fiscal Nicholas A. Klinefeldt. 

Durante el año 2008, Han trabajó en la Universidad de Cleveland en un tratamiento experimental contra el VIH. Han mezcló en secreto sangre de conejo con sangre humana, lo cual arrojaba como resultado que los conejos "desarrollaban" anticuerpos contra el virus, algo que en la realidad no fue cierto.