Parece que este hombre no es un fanático de los productos de Apple. Entró a destrozarlo todo con una bola de acero a una Apple Store.