El dramático escape de una mujer secuestrada llevó a la Policía a una casa del terror en Nueva Orleans, Estados Unidos.

La residencia pertenecía supuestamente a Mario Pérez Roque, de 56 años, quien fue arrestado el viernes por la tarde acusado de secuestrar a su compañera de trabajo.

La mujer no identificada fue retenida en la parte trasera de la casa del sospechoso hasta que pudo escapar corriendo.

De acuerdo con la Policía, la residencia era una verdadera casa del terror, pues tenía paredes falsas, compartimientos ocultos, cadenas y cámara detrás de espejos.

Todo sucedió después de que la víctima rechazara a Pérez cuando este le confesó su interés hacia ella.

La mujer detalló a las autoridades que cuando estaba secuestrada escucho la voz de dos hombres por lo que la Policía busca a un segundo sospechoso informó “KSLA”.