Para apreciar una escultura en su justa dimensión, se necesita darle la vuelta completa y Metro, que suma una nueva opción en el diarismo dominicano, viene a ofrecer ese ángulo ausente.

La analogía surge en una conversación del equipo editorial de Metro con su director, Homero Figueroa.  “La razón de leer a  Metro, además de los demás diarios, que son de muy buena calidad, es porque será otro ángulo de la escultura de la información en República Dominicana; si no le das la vuelta vas a quedarte con una versión parcial”, sostiene el comunicador y publicista.

Entendiendo que las voces y versiones de la oficialidad, las instituciones y el poder están bastante bien cubiertas, este nuevo medio hace un serio compromiso para abrir sus páginas a los temas de interés de la ciudadanía. “Yo entendía que en el momento histórico que viven los medios de comunicación se hacía urgentísimo el surgimiento de un medio que viniese a completar el panorama mediático”.

El momento también hace alusión a la situación de descreimiento en las instituciones y los liderazgos, por lo que constituye también un testimonio de “fe inquebrantable y un compromiso absoluto con el país”. “Creo que es el momento ideal, un momento de confusión y en ocasiones de tienieblas; nosotros tenemos la obligación de ser luz, de ser claros en este momento”.  Aquí es cuando adelanta al equipo una frase de su discurso para el acto de lanzamiento y sostiene que “un buen diario debe ser siempre, siempre, más amigo de la verdad”. Un diario, resalta, “es una empresa, pero nadie hace la empresa de un diario por dinero, el que lo hace por dinero se equivoca de negocio; cualquier otro negocio da mucho más dinero, aunque ningún otro negocio da la oportunidad de ser una herramienta de transformación”.

La referencia a los temas de interés trae a la mesa otro aspecto: el público meta: Son jóvenes profesionales, del área urbana, entre los años de 20 a 45. “Yo lo bajaría un poco, de 18 a 45 años”, agrega Figueroa en una mesa (realmente redonda) sobre la apertura. “Me gustaría ver a jovencitos leyendo diarios de papel”.

Es que la mayoría de los rotativos dominicanos tiene un perfil que si se personalizara sería el de un hombre adulto, cuando la población dominicana tiene un promedio de 26 años de edad y el 50% es de sexo femenino y Metro busca responder a esos rasgos en su línea temática. “En el lenguaje cool de la época nos imaginamos un urbanita, un individuo que tiene una visión ‘glocal’: que está pendiente de los acontecimientos globales, sin perder contacto con la realidad local”.

Por tanto la agenda da cabida a temas de tecnología, los consejos para estar en salud y en forma, el arte, los deportes... ¿Quiere decir que no se escribirá de política? “No faltará la información política con ‘P’ grande, no la política electoral partidista, sino en el sentido del interés por el bien común”, aclara. Y, por supuesto, también habrá economía, sólo que no dependiente de esos grandes indicadores que confunden a los lectores. “Nos interesa la economía de la gente, cómo se traducen esos indicadores en la realidad cotidiana, expresado en el lenguaje familiar, personal”, expresa Figueroa, con estudios en Comunicación, Publicidad y Mercadeo.

El diálogo se da en un ánimo distendido y hogareño. De hecho, la sede de Metro es una casa en la Urbanización Los Ríos, rodeada de arboledas y aves cantoras. Y el ambiente interno condimenta los afanes propios del periodismo con el dinamismo y la creatividad de la juventud. Precisamente, Figueroa, de 50 años bien disimulados, resalta la baja edad del cuerpo de redacción de Metro, con la particularidad de que sus editores de secciones poseen cortas pero ricas experiencias que aportan calidad a este emprendimiento.

Por ejemplo, una apasionada y creativa Carmelsy Confesor, responsable de que en las páginas de Arte y Espectáculo se reflejen no sólo las expresiones de élite, sino también lo popular, lo alternativo y lo sincrético.

De Neftalí Ruiz, editor deportivo, cuenta Figueroa que pudo conocerlo en un trabajo anterior, en el que apreció muy pronto la responsabilidad y la puntualidad que lo caracterizan. Ruiz promete una cobertura incluyente, que dé espacio a todos los niveles y disciplinas.


Ana Alicia de Jesús tiene el trabajo que al director le gustaría hacer si no estuviera en ese rol, pues la sección Plus un día hablará de tecnología, otro de gastronomía, al  siguiente de moda y un día de autos; en fin, aquellas cosas que interesan a la gente, como las mil y una opciones para mantenerse en forma.

De Jesús viene de trabajar en la edición de revistas prestigiosas del país. “En la sección Plus el contenido será para sentirse y estar bien, en todos los sentidos, para estar saludable por dentro pero que se refleje por fuera. No es lo mismo estar sano que estar fit, es comer bien, es tener balance en tu vida, es manejar el estrés, hacer lo que te gusta, y eso se va a reflejar en tener mejores resultados en lo que haces”, interviene la versatil periodista, quien refuta el viejo concepto de que estos temas son intrascendentes y “blandas” las secciones.

“Si la moda no fuera importante no sería una industria que crece de manera extraordinaria. Es una fuente de empleo inmensa en el mundo y está en gran crecimiento en el país”, argumenta De Jesús.

Todo este entusiasmo y creatividad cuenta con la orientación de un editor en jefe que viene de ocupar esa posición en El Gráfico, un diario deportivo en su natal Chile, y de ser designado por Metro Internacional para la apertura de Metro Nicaragua. Se trata de Hernán Cájas, quien se confiesa conquistado por estas tierras caribeñas.

En cambio la tecnología de soporte para llegar a los lectores por distintas vías descansa sobre la pericia de José Ares Guzmán. “Podemos llamarlo un decano de la tecnología aplicada a los medios de comunicación, porque es el responsable del desarrollo tecnológico de los más importantes diarios del país”, lo pondera Figueroa.

Vuelve espejo de papel

El emprendedor y líder de Metro respondió a la pregunta que algunos ya se han hecho, si volverá a escribir, después de dos años, su columna Espejo de Papel, destacada por su prosa breve, aguda y perspicaz. Dice que sí y sostiene que el ejercicio diario de escribirla representa para él  alta responsabilidad y que ha recibido testimonios de que también lo es para muchos lectores.

“Porque esta columna es muy respetuosa de los principios de la verdad, siempre trata de elevar las ideas, nunca participa de los debates a nivel terrenal; entonces es un viejo amor que yo voy a retomar”, expresa. Luego agrega, entre sobrio y sonriente, que este será el primer diario que se funda para que un articulista pueda volver a escribir.

Local e Internacional

Para los curiosos sobre cómo se da la relación entre una marca foránea y un diario dominicano, Metro Internacional pone el prestigio de su marca y el “know how” (saber hacer), que le ha permitido expandirse por 23 países. Los inversionistas locales aportan capital y los recursos humanos.
La alianza da como resultado un diario moderno, de lectura rápida, para leerse en 20 minutos. “Su eslogan lo dice -las noticias que importan- no información para alcanzar gran paginaje y poder albergar una gran cantidad de anuncios, sino la información que merece ser transferida al lector”.

Rumbo al primer lugar

El director de Metro sostiene que su idea con este medio siempre fue ambiciosa, que incluso muchos le aconsejaron iniciar primero con una iniciativa más pequeña, quizás un portal web, a lo que se negó siempre. “Como me puse esa meta tan alta en el producto tengo una meta también alta para el destino del producto”. La meta es colocarse en el primer año en el segundo lugar, según indicadores de lectoría y circulación. De ahí en adelante, rumbo al primer lugar.