Las revelaciones de los “Panama Papers” han puesto al descubierto el papel de Hong Kong como centro mundial de creación de sociedades en paraísos fiscales, con dinero procedente en muchos casos de la China continental.

Según reveló ayer el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (Icij), el 29% de las sociedades activas (unas 16,300) creadas por el gabinete de Mossack Fonseca, de donde salieron los documentos filtrados, se crearon a través de sus oficinas en Hong Kong y China.

Estas cifras demuestran que muchos chinos adinerados están sacando su dinero del país a través de Hong Kong, convertido en una punto de paso clave gracias a su proximidad con China y a sus libertades en materia financiera.

“Los chinos están sacando el dinero fuera porque la economía está frenando”, explica Andrew Collier, presidente de la consultora Orient Capital Research con sede en Hong Kong.

“En muchas partes de China, el mercado inmobiliario se está hundiendo y también preocupa la campaña anticorrupción [del gobierno] y su posible impacto en la seguridad del capital en China”, afirma. Según los expertos, una de las maneras más corrientes para sacar dinero es falsificando facturas comerciales.