El Colegio Médico Dominicano (CMD) y otros gremios del sector salud iniciaron ayer un paro de labores por 72 horas en los hospitales del Ministerio de Salud Pública y del Instituto Dominicano de Seguros Sociales (IDSS).

Los médicos continúan reclamando la asignación del 5% del Producto Interno Bruto (PIB) al sector salud, un aumento salarial para todo el personal sanitario, así como pensiones del 100% del salario.

Varios hospitales acogieron ayer el llamado a paro del Colegio Médico, como muestra del apoyo a las demandas.

Entre los centros que frenaron el desenvolvimiento cotidiano de labores se encuentran la Martenidad de La Altagracia, así como la de Los Mina, el hospital infantil Robert Reid Cabral, el Hospital Regional Juan Pablo Pina de San Cristóbal, Hospital Inmaculada Concepción de la provincia Sánchez Ramírez, el hospital Luis L. Bogaert de Mao, así como el de Esperanza y Laguna Salada, municipios de la provincia Valverde.

Durante los tres días de huelga, los galenos solo prestarán atención a los pacientes en estado crítico y a las emergencias.

La paralización al nivel nacional fue convocada el pasado viernes por el presidente del Colegio Médico, Waldo Ariel Suero, un día después de que el CMD y otros gremios de salud marcharon al Palacio Nacional con la intención de que los recibiera el presidente Danilo Medina, quien, sin embargo, designó a un viceministro para que recibiera a una comisión de los médicos.

La llamada de Medina

A inicios de esta semana, el presidente del CMD indicó que con solo una llamada del presidente Medina la paralización podía quedar sin efecto.

No obstante, “no hemos recibido ninguna llamada del Gobierno. Hemos demostrado que su discurso de diálogo era una mentira, un engaño más. Vamos a mantener esta lucha todo el tiempo que sea necesario”, declaró Suero.

Sobre la huelga médica, la ministra de Salud, Altagracia Guzmán Marcelino, aseguró ayer que las demandas de pensiones y nombramientos de más de 100 médicos especialistas “son puntos de agenda con el Colegio Médico, que ya han sido acogidos por Salud pública y el Servicio Nacional de Salud”.

Además, señaló que el presidente del CMD “recibe presión desde afuera” y que éste “no se ha detenido a pensar que el Colegio dejó de ser un sindicato y ahora es una institución de ley”.

El mes pasado, el director de comunicaciones de la Presidencia, Roberto Rodríguez Marchena, se mostró convencido de que el paro de labores en los hospitales públicos tiene trasfondo político, ya que, según afirmó, Suero es dirigente del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), organización vinculada al Partido Revolucionario Moderno (PRM) y “parece ser que ese es su aporte a la campaña de Luis Abinader”.

Suero aeguró que su lucha no es parte de un movimiento político, por lo que aseguró que si la situación no se resuelve, “esto seguirá aún después del 16 de mayo”. “Si no se resuelve el problema de los médicos habrá huelga durante los dos años que yo sea presidente”, expresó.