La temporada ciclónica que comenzó el pasado 1 de junio termina hoy 30 de noviembre, y tal como los meteorólogos vaticinaron se convirtió en el tiempo de huracanes más activo del Atlántico, dejando destrucción y muerte por los países en que algunos de los fenómenos tocaron tierra.

El fin de este ciclo atmosférico coincide con una, al menos temporal, reducción de las lluvias que durante un mes han azotado al país con un balance de muertes y destrucción, principalmente en la zona norte. También con la memoria fresca del huracán “Matthew”, que en octubre se “paseó” por aguas del Mar Caribe y dejó cuatro muertes en República Dominicana por deslizamientos de tierra.

En esta ocasión, la lista de nombres determinados para llamar los fenómenos atmosféricos estuvo compuesta por 21, de los cuales se utilizaron 15, dato previsto por el Centro Nacional de Huracanes (CNH), con sede en Miami, Florida. En esta temporada en el Océano Atlántico se conocieron como Alex, Bonnie, Colin, Danielle, Earl, Fiona, Gastón, Hermine, Ian, Julia, Karl, Lisa, Matthew, Nicole y Otto. De la lista quedaron Paula, Richard, Shary, Tobías, Virginie y Walter, los cuales no escapan de poder ser usados, debido a que la formación de ciclones tropicales es posible en cualquier momento del año.

Entre las variaciones que tuvo la actividad ciclónica este año se destaca que comenzó unos cinco meses antes de lo habitual, con el Huracán Alex, el cual se formó en el Atlántico norte a mediados de enero.

Gloria Ceballos, directora de la Oficina Nacional de Meteorología (Onamet), en conversación con Metro al inicio de la temporada, manifestó que esta sería una actividad por encima de la media debido a un desarrollo del fenómeno La Niña y por las temperaturas  en constantes cambios.

Fenómenos y sus daños

Tormenta tropical “Bonnie”:

Fue la segunda y pasó por las Bahamas, pero no dejó daños.

Tormenta tropical “Colin”

El fenómeno se desplazó hacia el norte en el Golfo de México. Más tarde, se intensificó para convertirse en tormenta tropical, para desplazarse hasta el este de Florida y Georgia; causó inundaciones y cortes de electricidad.

Tormenta tropical “Danielle”

Tocó la costa del Golfo de México, sin registrar daños.

Huracán “Earl”

Esta tormenta se formó el 2 de agosto sobre el noroeste del Caribe, pasó por Belice con categoría I, debilitándose y sin causar daños. A su paso,  las  fuertes lluvias torrenciales ocasionadas por “Earl” provocaron  la muerte de 45 personas en México, de las cuales 13 fueron en la ciudad de Veracruz y 32 en Puebla.

Tormenta tropical “Fiona”

En su recorrido no se registraron daños causados por “Fiona”.

Tormenta tropical  “Gastón”

Mientras “Fiona” se alejaba “Gastón” se encontraba a 750 millas de las islas de Cabo Verde y  no se registraron daños. Llegó a convertirse en el tercer  huracán de la temporada.

Huracán “Hermine”

Fue el primer huracán en más de una década que azotó en la costa noroeste de Florida y según los datos internacionales dejó al menos un muerto.

Tormenta tropical “Ian”, “Julia”, “Karl” y “Lisa”

No se registran daños cuantiosos a su paso pasó por Bermudas, Miami y Georgia.

Huracán “Matthew”

Afectó Haití, donde unas 900 personas murieron, y causó gran destrucción material; pasó  por  Jamaica sin víctimas; en Venezuela dejó un saldo de 27 derrumbes y 80 viviendas afectadas sin muertos; en Cuba dejó un rastro de escombros, derrumbes y desolación pero no víctimas humanas; en Miami, Florida, cinco personas murieron; en Georgia, tres personas murieron; en Colombia en la península de La Guajira dejó un muerto; en Curazao causó la postergación de  las elecciones parlamentarias; en Aruba algunas calles se inundaron; en tanto que en la isla de Santa Lucía algunas calles se inundaron y en la isla de San Vicente y las Granadinas un joven de 16 años murió.

El huracán “Nicole”

Con categoría 3 pasó por el archipiélago atlántico de Bermudas dejando un rastro de graves daños materiales pero sin víctimas mortales.

Huracan “Otto”

En su paso por Panamá, murieron cuatro personas; en Costa Rica fallecieron nueve y el gobierno de Nicaragua tuvo que movilizar al menos a 10.000 personas.