Hungría culminó la valla que construía para evitar el paso de migrantes y ya cerró su frontera con Croacia y Eslovenia.

Según el periódico español "El País", la medida entró en vigor la medianoche de este viernes y solo pasarán los controles aquellas personas que cuenten con sus documentos legales.

El ministro de Exteriores, Péter Szijjártó declaró que el primer cierra de la frontera, realizado el 15 de septiembre, redujo el flujo de personas de 10 mil a solo 200.

Se espera que este cierre haga que los refugiados y migrantes se enfoquen en rutas por Grecia, Turquía, Serbia y Macedonia.

De acuerdo con la organización Internacional para las Migraciones, en lo que va de año 613 mil 179 personas han llegado a Europa por el Mediterráneo. La cifra de fallecidos por tratar de llegar a tierra segura por esa peligrosa ruta asciende a tres mil 117.