La Iglesia Católica vuelve a poner sobre el tapate su lucha en defensa de la vida y rechazo del aborto; en esta ocasión, de una manera sutil, colocando sobre la mesa del diálogo político su propuesta para un nuevo Código Penal.

A través del obispo auxiliar de Santo Domingo, Víctor Masalles, la Conferencia del Episcopado Dominicano presentó ayer al bloque de diputados del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) el proyecto de ley de reforma del Código Penal con observaciones de la Iglesia a esta pieza legal; entre ellas su postura de consagrar el derecho a la vida desde la concepción hasta la muerte.

La pieza se acerca a la versión aprobada antes de que el presidente Danilo Medina observara una modificación aprobada por el Congreso en 2014, que mantenía la penalización del aborto.

La supuesta injerencia internacional que desde hace años menciona la Iglesia también entró en este diálogo. En la conferencia de prensa, Masalles manifestó que el Congreso ha recibido “presión internacional” para que no se apruebe el Código Penal.

Dijo que esa presión viene de Estados Unidos, “como viene toda la ideología de género. Agregó que “la ONU es sobre todo el primer organismo que está trabajando para orquestar, junto con diversos organismos internacionales, para que se abra aquí el debate del aborto”.

Aumenta penas

Tras destacar que el vigente código se remonta a 1884, Masalles añadió que la reforma incrementa las penas y define infracciones graves como la violencia sexual, el sicariato o el genocidio, entre otros.
El proyecto fue aprobado en 2014 y observado por el Poder Ejecutivo; tras ser otra vez aprobado, entonces con varios párrafos agregados, fue rechazado por el Tribunal Constitucional y quedó vigente el Código Penal anterior al declararse nulo.

“Yo entiendo que después de 16 años hemos estado muy enfocados en las diferencias y no en las cosas que son necesarias. La actualización del Código Penal es necesaria”, dijo el obispo auxiliar de Santo Domingo.

Masalles estuvo acompañado de los diputados reformistas Víctor Bisonó y Pedro Botello, quienes indicaron que el partido asumirá esa iniciativa para que se debata en la Cámara de Diputados. “Vamos a asumir de nuevo este proyecto original, para que se debata”, prometió Bisonó. También recibió el documento Manuel Olivero, de la Consultoría Jurídica del PRSC.

La Iglesia Católica se ha pronunciado en reiteradas ocasiones en contra de la propuesta de grupos feministas, que plantean la despenalización del aborto bajo tres condicionales. La jerarquía católica se ha expresado a través de comunicados, caminatas y demás iniciativas en las que promueve el respeto a la vida, establecido en la Constitución de la República.