El Juzgado de Atención Permanente de San Pedro de Macorís impuso este viernes tres meses de prisión preventiva a Jaime Valentín Encarnación, acusado de comercializar los vehículos de que eran despojados los chóferes asesinados por una banda que operaba en esa demarcación.

La jueza Faride Abut dispuso que Encarnación cumpla la pena en el Centro de Corrección y Rehabilitación de San Pedro de Macorís.

El imputado es acusado de comprar los vehículos robados por la banda que secuestró, torturó y asesinó a cuatro chóferes. Tres de ellos fueron lazandos vivos a una fosa, mientras que otro fue hallado atado a un bloque en el río Higuamo, de San Pedro de Macorís, según informó la Policía Nacional.

Encarnación fue apresado en Elías Piña, donde vive, y trasladado al Comando Sureste de la Policía.

Unas siete personas son investigadas para determinar si tienen relación con la red de la región este denominada "Los Verdugos de la Fosa", que vendían los vehículos robados entre 60.000 y 65.000 pesos en la frontera.

Los integrantes de banda hasta ahora identificados son, Radhamés Antonio Ramírez, sindicado como cabecilla, y quien cumplió prisión de 18 años de una pena de 20 por asalto y homicidio a mano armada; Hugo Zorrilla Alfonseca (Palulo) y su esposa, la sargento de la Policía, Luz Divina Martínez, que se dijo prestaba la pistola a su cónyuge; Tony Alberto Medrano, y Hansel Peralta Mercedes.

La Policía, además, persigue a un haitiano conocido como "Yan", a quien se acusa junto a Adames Lorenzo de negociar en Elías Piña los vehículos y pasarlos a territorio haitiano.

El grupo también asesinó al chófer de camiones, Germán Quezada Arredondo, y a los transportistas de pasajeros David Polanco, Gary Wilson Rodríguez y uno identificado como Thousand.