La vida de Jorge Luis González “Toletico”, de 19 años, se apagó en una curva. Uno de sus más grandes placeres, conducir motocicletas a alta velocidad, lo llevó a formar parte de la larga lista de jóvenes que  mueren cada año en accidentes de tránsito.

Los compañeros motoristas de Toletico, en la “Parada Entrada de Juanita”, narran que él y otro joven –quien no sufrió lesiones graves– competían en una carrera de motores por 250 pesos a eso de las 4:00 de la tarde en Caballona, en el municipio Los Alcarrizos, de la provincia Santo Domingo.

Este joven, el único varón entre tres hermanas de 20, 14 y dos años, fue operado en el estómago e intervenido con clavos en una de sus piernas, a causa de otros dos accidentes.

En el mismo punto en que murió Toletico fue donde tuvo el primer choque, cuentan sus compañeros de trabajo, a quienes la familia no dejó entrar al velorio por considerarlos como “una mala influencia” para el joven fallecido.

La familia de Toletico parece que ya se resignó a la pérdida. Los parientes cuentan que a Toletico le gustaba el color rojo.

Según su hermana mayor, llegó hasta sexto de primaria. Disfrutaba salir con sus amigos y además de realizar carreras en motor, jugaba gallos y dados.

Además de él, murieron otros dos señores que no participaban en la competencia pero que fueron atropellados durante el accidente mientras se trasladaban en otro motor  “hacia su trabajo” en la misma zona del hecho.

En este sector, de calles estrechas y más de 200 mil habitantes “se echa carrera hasta por el gusto; hasta por 30 pesos”, dice Mariano Cuevas, uno de los motoconchistas de esta parada, quien narra que antes hacía carreras de este tipo, pero lo dejó porque se dio cuenta de que “es una pérdida de tiempo, de dinero y de clientes”.

Según cuentan estos motoristas, adquirir sus motores les ha resultado sumamente fácil. “Hasta con 500 pesos te dan un motor y tú lo pagas chin a chin”.

El fácil acceso que ellos describen se corresponde con la gran cantidad de vehículos que hay en el país, según las cifras del parque vehicular, que tiene un millón 803 mil 328 motocicletas de los tres millones 398 mil 662 unidades, según el boletín 2014 que realiza la Dirección General de Impuestos Internos, publicado en marzo de este año.

La adrenalina de correr “planchado” en un motor fue el último camino que recorrió este joven, que quizá nunca imaginó la muerte como su próximo destino.

Casos en hospitales

El hospital traumatológico Dr. Ney Arias Lora –con cinco años de funcionamiento–, en lo que va de este 2015 ha atendido a más de 7 mil pacientes por accidentes de tránsito.   De estos ingresos el 71.63% corresponde a jóvenes conductores de motocicletas, mientras que el 28.37% involucra a conductores o pasajeros de automóviles.

En la cifra anterior no se cuentan los 5,703 motoristas atendidos en emergencia, a diferencia de 1,768 pacientes atendidos en casos de automóviles.

En marzo se atendieron 1,100 casos, convirtiéndose este mes en el de mayor ocurrencia de accidentes de tránsito. De esos casos, 851 corresponden a motocicletas y 249 a automóviles.

El mes de junio fue cuando se registró la menor incidencia de accidentes de tránsito con 551 personas asistidas, 408 por motocicletas y 143 por automóviles

A la emergencia del Hospital docente universitario Darío Contreras llegaron este mes de noviembre un total de 4,796 pacientes por causa de accidentes; de esos, 573 fueron casos de motoristas en estado de gravedad, una cantidad superior a la de los conductores de automóviles, que fueron 561 accidentados.

Con las cifras anteriores, sin contar otros centros de salud en los que posiblemente ocurre lo mismo aunque en menor proporción, se demuestra que las motocicletas son el principal medio de ocurrencia de accidentes.

Educación vial

En días pasados, la Oficina Técnica de Transporte Terrestre (OTTT), dentro de sus actividades por la “Semana de la seguridad vial 2015”, visitó diferentes centros educativos para orientar a jóvenes sobre el comportamiento adecuado al momento de conducir.

Durante el recorrido, la entidad constató que muchos jóvenes son usuarios de motocicletas.

Por esta razón, “les hicimos mucho hincapié en el uso del casco protector para evitar muertes, asimismo que eviten calibrar y sujetarse de los vehículos en marcha, como también respetar las luces del semáforo y demás señales de tránsito”.

Al 31 de diciembre de 2014, según Impuestos Internos, el parque vehicular se incrementó en 182,889 vehículos de nuevo ingreso respecto a 2013.  

De este total de vehículos, el 53.1% son motocicletas y el 21.8% corresponde a automóviles.

De los diferentes tipos de vehículos, las motocicletas presentan un mayor crecimiento absoluto con 124,349 motocicletas, para un incremento de 7.4%.