La Armada Dominicana incautó 89 huevos de tortuga marina a un hombre, identificado como Pepín Batista, que los había sustraído de la playa Le Playe, distrito Municipal Paya, Baní, según informó hoy el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales en un comunicado.

La institución, en la colaboración con la Armada de la República Dominicana realiza acciones para proteger esas especies de fauna tendentes a evitar que depredadores sustraigan sus huevos.

Entre esas acciones se encuentran la vigilancia permanente de los nidos inmediatamente las tortugas desovan, y, en algunos casos son llevados al Acuario Nacional para incubarlos hasta que nacen las crías, que luego son liberadas en las costas.

La protección de las especies que desovan en nuestras playas llevó al ex-presidente Leonel Fernández a emitir en junio del 2012 el decreto 288-12 que prohíbe por un periodo de 10 años la captura, matanza y comercialización de esas especies y la recolección de sus huevos en todo el territorio nacional.

El país es compromisario de acuerdos internacionales que protegen la flora y fauna como son la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (Cites), firmada en 1973 y vigente en nuestro país desde 1987; y el DR-CAFTA, ratificada por el Congreso Nacional en el 2005 que protegen las poblaciones de cuyas especies están en estado vulnerables.

También fue firmada la Convención Ramsar, relativa a los Humedales de Importancia Internacional, que fue aprobada por Resolución Número 177-01 del Congreso Nacional el ocho de noviembre del año 2001.

Otra medida adoptada para evitar la captura de las tortugas fue la prohibición, incautación y comercialización de todo artículo elaborado con conchas de estas especies con lo cual se desmotivaba a los furtivos a capturarlas y matarlas para vender su caparazón.