Una operación conjunta entre diversas instituciones permitió la incautación, en Villa Consuelo, de miles de productos de contrabando, tanto bebidas alcohólicas, como tabaco y artículos de alimentación con la fecha recomendada de consumo ya vencida.

Autoridades del Ministerio Público, miembros el J2 de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional realizaron un allanamiento en un negocio escondido en la avenida Duarte, donde encontraron whisky adulterado, varios garrafones de clerén, más de 23,000 cajetillas de cigarrillos, así como los productos vencidos.

La operación también supuso la detención del propietario del negocio donde se almacenaba la mercancía, identificado como Augusto Roa, así como la de su sobrino Ambiorix Ramírez.

Ambos habrían cometido delitos contra la salud pública y habrían violado la ley de Aduanas, por lo que podrían ser condenados a penas de hasta diez años de prisión.