Haití se enfrentará a uno de los momentos más caóticos de su historia;  las elecciones.  

Desde las seis  de la mañana del domingo 25 de octubre se espera a votantes en las urnas para elegir un nuevo presidente, 111 diputados, 18 senadores y los consejos municipales.

Se prevé que estas elecciones resulten mejor organizadas que las del 9 de agosto. Sin embargo, ocho aspirantes presidenciales se han retirado para apoyar a otros candidatos o llamar a los votantes a quedarse en casa el día de las elecciones, incluso, a hacer disturbios.

Los errores que oscurecieron durante la primera vuelta de las elecciones legislativas del pasado 9 de agosto, en las que  murieron 10 personas y se registraron problemas en la tabulación de resultados y hurto de papeletas, son algunos de los sucesos que se cree volverán a suceder.

Hasta ahora, en Haití se están viviendo momentos de gran incertidumbre entre los ciudadanos, por temor a que el domingo grupos hagan piquetes y motines que puedan ocasionar la pérdida de vidas humanas, como las 15 muertes que hasta el momento se han producido en el país vecino país, dos de estas mujeres embarazadas.

La Organización de Estados Americanos (OEA) informó que “mantendrá un despliegue de 125 expertos observadores para las elecciones”.

Los 125 especialistas de 27 nacionalidades se añadirán a los expertos de la OEA que han recorrido el país para observar los preparativos de las elecciones presidenciales, legislativas y municipales.

Candidatos 
De 58 candidatos que se estarían enfrentando por la presidencia del país más pobre de América, ocho han renunciado a sus aspiraciones, y han explicado sus razones para salir de la contienda electoral, en la que quedan solo 50 opositores.  

“Me retiro de la carrera”, dijo Dieuseul Simon Desras. “Me adhiero a la candidatura de Jude Celestin, del partido  Liga  Alternativa por el Progreso y la  Emancipación de Haití (La PEH) con quien yo estaba en conversaciones por un largo tiempo, y hago un llamado a mis seguidores para votar por este candidato presidencial, aunque no tengo confianza en el proceso electoral”, dijo 

En el mismo sentido, Peter Mathías anunció que se retiraba de la carrera electoral para respaldar la candidatura de Jean Charles de Moisés, de Plataform Pitit Dessalines.

Además, otros tres candidatos presidenciales retirados, que se reunieron en el  Espacio de Residencia  Patriótica,  son: Tormet Edmonde Beauzile, Andrés Michel C. Roy y Judy. Los tres enviaron una carta a los otros contendientes pidiéndoles mostrar su enojo, renunciando a sus aspiraciones a la presidencia del vecino país.

A última hora de ayer, André Michel, de la Plataforma Jistis, renunció a sus aspiraciones a la presidencia después de que lo hiciera Chavannes Jean Baptiste, candidato por el partido Kontra Pep la.

En declaraciones a una emisora local, Michel dijo que renunciaba por considerar que el Consejo Electoral Provisional (CEP) “no tiene credibilidad alguna para organizar los comicios”.

Por su parte, Jean Baptiste dijo que se salía ante el temor de que se repitan los incidentes de violencia que enmarcaron los comicios del pasado 9 de agosto.
 

Baptiste instó a las autoridades y a los candidatos a respetar “las reglas del juego democrático y el veredicto del pueblo”.

La ley
Cabe destacar que, según el artículo 99 del Derecho Electoral, “cualquier candidato puede retirarse de su candidatura  por una escritura  dirigida al Concejo Electoral Provisional (CEP), en un plazo  no superior a las 72  horas  a partir de la publicación de la lista definitiva  de candidatos aprobados; después de este tiempo ninguna renuncia puede ser aceptada por el CEP”. 


Si ninguno de los candidatos resulta elegido en la primera ronda, una segunda vuelta está prevista para el 27 de diciembre y el nuevo presidente asumiría el cargo el 7 de febrero de 2016 para un mandato de cinco años.

La otra cara
Pocos disfrutan las posibilidades de ganar el debate electoral, lo que les obliga a acelerar en el espíritu de promoción y campaña  final valiéndose de  cualquier método. La nueva forma es hacer campaña utilizando jóvenes  a quienes les pagan por usar un “ticher” con el rostro de un candidato, lentes con el nombre, o simplemente regar carteles.

 La eventualidad de ganar algunos centavos  lleva a muchos ciudadanos haitianos a que alaben en los actos a candidatos, hagan pinturas en los muros, peguen afiches o echen abajo los de otros.